«La fundación nace para ayudar. A mí ya me está ayudando muchísimo»

«Legar esta entidad para el futuro es una de mis mayores satisfacciones», dice la presidenta del Hospital San Rafael


A CORUÑa / LA VOZ

Benigna Peña -Nina para los de «casa», como ella llama a su hospital- siempre ha estado, sin que se la viese demasiado, guiando el San Rafael. Siendo la de los números, le puso el corazón. Nacida en Matanza de los Oteros (León), reside desde muy joven en A Coruña. Su padre tenía un comercio en Cuatro Caminos y muy cerca, en A Palloza, ella inició su carrera profesional como actuaria en Hércules Seguros. Allí conoció al que después sería su esposo, el doctor Rafael Hervada, con el que formó tándem también profesional para fundar y desarrollar el Hospital San Rafael. Hoy es la presidenta de un centro que el día 26 presenta en sociedad su fundación.

-¿Cómo surgió la idea de crear la Fundación San Rafael?

-Era inevitable... desde mi punto de vista. Nace con la filosofía y los principios que Rafael [Hervada] había definido ya para el hospital: la asistencia, la investigación y la docencia. Por supuesto, todo con una base de humanidad y de dedicación a los demás. Son principios que creo se van manteniendo en el hospital. ¿Y qué podíamos sumar a eso? Vimos imprescindible impulsar la acción social.

-¿En qué se centrará?

-En prestar apoyo sociosanitario a los más desfavorecidos. Acción social pura, fundamentada en el hospital, pero acción social, y la investigación no lo es menos. Hemos creado no un eslogan, pero los que llevan la dirección siempre dicen que la creamos para el presente, pero con compromiso para el futuro. La fundación nace para ayudar. A mí ya me está ayudando muchísimo.

-¿...?

-Sí, porque a lo mejor estaba un poco olvidada de ciertas cosas... Tener por ejemplo aquí a los niños de LaLiga Genuine del Deportivo, chicos con discapacidades intelectuales que te cuentan, te dicen sus deseos, su responsabilidad, su orgullo porque «yo soy el capitán», me decía uno... es entrañable. Es verdad, me está ayudando mucho, sí, porque considero que haber promovido la fundación, participar en ella y legarla para el futuro es una de las mejores y mayores satisfacciones que una pueda tener. Yo agradezco lo que he podido hacer. Así lo siento. Me he sentido y me siento muy gratificada.

-Ya venían haciendo actividades solidarias.

-Sí, pero tú al consejo de administración le puedes pedir ayuda para uno, dos casos... Teníamos que buscar esa fórmula que perdurase en el tiempo. La fundación siempre necesita del altruismo, de buenos patronos... pero también necesita dinero. Y a esto tratamos de dedicar todo lo posible, dentro de la nimiedad de mis posibilidades.

-¿Tienen aportaciones?

-De momento los fondos son propios. Los recursos son de San Rafael, y no solo económicos, sino su infraestructura, su experiencia y sobre todo el personal. Están todos a una, muy entusiasmados.

-Seguro que ya tiene alguna idea en mente. ¿Qué proyecto le gustaría impulsar?

-Me gustaría... todo. Ayudar a los que lo necesitan y apoyar la investigación, sobre todo del personal del hospital. Ya no solo por su formación y ascenso, sino para sus hijos. Cuando falleció Rafael, pusimos en marcha la beca doctor Hervada. Duró tres años. Con la fundación va a reverdecer y fructificar. Llevamos años con el personal entregado. Al faltar Rafael, lógicamente hacía cierto temor a que esto no continuase. Ahora son ellos los que empujan y se entregan y lo hacen, y no creo que sea imaginación mía, con mucho cariño. Me gustaría reverdecer eso con todo el mundo, pero sobre todo con los de casa. ¿Que una enfermera quiere especializarse? ¿Que un médico quiere aprender una técnica en Estados Unidos o en Valladolid? Pues adelante.

«Tenemos voluntad de seguir así, resistiendo, sin perder nuestra identidad»

Benigna Peña preside el único centro hospitalario privado de la ciudad que no ha sido absorbido por una cadena.

-Resisten.

-Y tenemos voluntad de seguir así, resistiendo. Rafael confiaba en mí, creía que esto continuaría mientras yo estuviese. Yo ahora ya creo que continuará también después. La fundación fue casi una forma jurídica para que prevalezca el hospital. Es una garantía de futuro. El sueño mayor de mi vida es que el San Rafael siga siendo lo que es, sin perder su identidad. Una persona sola no puede, pero con los demás se puede todo. Por eso, a mi edad, todos ellos me dan fuerza.

-Ahora inauguran la fundación, aunque ya funcionaba.

-Desde hace un par de años. Ha habido algún retraso. Pero a veces las dificultades ayudan a tener más base. Cuando los inicios son difíciles, uno se entrega más. Las obras se retrasaron un poco, que si permisos, que si pasaba el Camino Inglés... ¡Pero si no lo vamos a ocupar! [ríe)]. Seguimos todos los trámites y creo que la sede está en un sitio idóneo.

-En A Palloza.

-Allí empezó todo. Quiero que esté cercana, sea clara y sencilla. Cuatro Caminos para mí es mi barrio, allí me crie... Rafael tenía allí su consulta. Fíjate, después, cuando se hizo el hospital, la gente decía que estaba muy lejos, que quién iba a venir hasta aquí. Por eso digo que las cosas difíciles, si te apasionan, son las que prevalecen. Te estimulan.

-Será el 26, en el Paraninfo.

-Para nosotros es un día importante. Nos han declarado entidad de interés gallego. Estoy muy agradecida. Viene el presidente Feijoo, y César Antonio Molina pronunciará la conferencia magistral.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«La fundación nace para ayudar. A mí ya me está ayudando muchísimo»