«Elevar el plástico a la categoría de joya es uno de mis objetivos»

Lucía Picos reivindica el valor de este material como recurso, con un «consumo consciente»

.

a CORUÑA / LA VOZ

La ortegana Lucía Picos Rubido trabajó como consultora de medio ambiente hasta que comprendió que «la defensa de la naturaleza pasa por un cambio en el modelo de consumo». Ahí decidió cambiar su vida radicalmente y dedicarse a la artesanía y a la expresión artística, su vocación desde niña. Ahora triunfa en Barcelona con su proyecto de joyería slow y feminista, llamado Li Jewels.

-Gaultier hace joyas con cigarrillos. ¿Es que todo vale?

-Si consideramos la joyería una disciplina artística, cualquier lenguaje es válido. Duchamp, con su inodoro en el movimiento Dadá, ya utilizó objetos cotidianos a principios del siglo XX. Y Manzoni, con su Mierda de Artista, llevó el concepto al límite. Aún así, mi visión de la joyería implica durabilidad y usabilidad, pero es algo personal.

-Trabaja con latón, ¿por qué?

-Porque quiero huir de la asociación de la joya con la demostración de poder económico. Y no trabajamos con materiales o piedras que causen daños a los animales o a los ecosistemas.

-Tampoco le hace ascos al plástico. Nada más lejos del lujo.

-Sí, a veces, apostamos por otros materiales, como el vidrio, la madera, el textil o los plásticos. De hecho, uno de mis objetivos es elevar el plástico a la categoría de joya, para hacer una reivindicación de su consumo consciente.No se considera que el planeta, el mar, está lleno de residuos plásticos que hemos desechado y que están afectado enormemente a nuestros ecosistemas.

-¿Por eso empezó estudiando Ciencias del Mar?

-Sí, porque me atraía el medio ambiente. Llegué a la conclusión de que el cambio pasa por otro modelo de consumo con el que podamos disminuir nuestro impacto ambiental. La moda es la segunda industria más contaminante. Me identifico con lo artesano y con la tendencia slow fashion.

-Vivimos demasiado rápido...

-Vivimos en una sociedad ajetreada, todo se produce y consume de manera acelerada: la comida, el turismo, la moda… Se trabaja y se vive al ritmo de un consumo desenfrenado. Somos adictos a lo rápido.

-¿Eso se puede cambiar?

-Así estamos, pero no somos así. Creemos que este esquema, en el que nos hemos instalado de una forma un tanto inconsciente y progresiva, nos está convirtiendo en seres insatisfechos y estresados.

-¿Cuál es su forma de entender este mundo de la joyería?

-Entiendo la moda y la joyería como un arte. Para mí, el arte tiene que ver con la vocación de cambio, que pasa por la modificación de nuestros hábitos de consumo. Esto es una apuesta personal por contribuir humildemente a ese cambio. Haciendo joyas.

«Ya es hora de que las mujeres lideremos el cambio que está por llegar»

Li Jewels es el proyecto de diseño de joyas de dos gallegas afincadas en Barcelona: Lucía Picos y María Carracelas. Ambas se conocieron estudiando en Vigo; una, Ciencias del Mar, y la otra, Ingeniería. Con sus piezas reivindican el concepto slow, pero también la puesta en valor del poder femenino.

-Su última colección es un homenaje a la pintora gallega Maruja Mallo y a su particular universo formal, lleno de colorido.

-La colección se llama Maruja porque ella, sobre todo en su última etapa, cuando tuvo que emigrar a Argentina, estaba obsesionada con la geometría. Eso nos sirvió mucho de inspiración y, también, por nuestras raíces gallegas, para poner en valor a todas esas mujeres de nuestra infancia que fueron los referentes y que, muchas veces, han estado silenciadas. Esa mujer gallega que es luchadora y fuerte.

-Así que podríamos decir que hacen una joyería slow feminista.

-Sí. Ya es hora de que las mujeres seamos las principales protagonistas, que lideremos el cambio que está por llegar. Queremos que nuestras joyas transmitan la modernidad que representa nuestra voluntad de transformación, porque no hay otro futuro posible. Y ese futuro es femenino.

-¿Sus joyas cuentan todo eso?

-A nivel expresivo, la joyería es más limitada, porque es un formato que tiene que ser usable, pequeño y con una serie de condicionantes que, a lo mejor, no se dan en las artes plásticas. Pero nuestros diseños están inspirados en la joyería tradicional con un toque de modernidad. Están pensados por mujeres y para mujeres. Y el trabajo artesano es el que mejor transmite nuestros valores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Elevar el plástico a la categoría de joya es uno de mis objetivos»