La fuerza de los guías del Himalaya llega a Arteixo con Sherpani

Carmela Álvarez es la impulsora de un proyecto que vio la luz en abril y que pretende ser un referente en la zona

.

Rutas, charlas, entrenamientos... Sherpani Outdoor Sports es mucho más que una tienda de deportes. «Nuestra intención es crear una comunidad en la que compartir la afición por el deporte», explica Carmela Álvarez, fundadora del proyecto. 

Después de trabajar durante muchos años en una multinacional, Carmela decidió emprender su propia aventura con el apoyo de su marido. «Es algo que siempre quise hacer y había llegado el momento», expone. Para ella Sherpani «es un sueño, es mi ilusión». Una ilusión que se plasma en cada detalle del espacio. «Lo hicimos casi todos nosotros y pensamos cada rincón de la tienda» manifiesta. Tanto es así que para el mostrador «aprovechamos un muro de cemento y en la pared utilizamos una puerta vieja que hemos adaptado para colgar las zapas», expone la propietaria. Asimismo, la instalación cuenta «con una exposición de fotografías y con una zona en la que hemos colocado un mapa del mundo para que cada visitante marque con una chincheta las zonas a las que ha ido a correr o a hacer alguna marcha». También tienen un panel de escalado homologado. «Fue una de las mayores inversiones, pero queríamos que fuese tal cual porque sino de nada serviría. La idea es que los clientes puedan probar en él las diferentes zapatillas y elegir cuál les resulta más cómoda para esa actividad», aclara Carmela.

Desde su apertura, el pasado 13 de abril, Sherpani ha colaborado en multitud de actividades y ha acogido diversos encuentros sobre técnicas deportivas como el dedicado a la marcha nórdica. «Nuestro ADN es ser más que una tienda, ser un espacio de encuentro y ayudar a otras personas para que se animen o continúen mejorando en la práctica de deporte», dice Carmela. Para ella, la mayor satisfacción es poder ayudar a los demás de algún modo. Una filosofía que traslada a la forma de dirigir su negocio. «Si alguien viene y me pide un tipo de zapatillas que yo creo que no son adecuadas para la actividad que va a realizar o para su fisonomía le informó y ofrezco otras alternativas». Asimismo, para la propietaria de Sherpani es «fundamental crear una conexión con el cliente, no que la relación acabe cuando salen por la puerta. Yo quiero que el cliente me cuente cómo le ha ido con el producto y saber lo qué estoy vendiendo». «Una señora vino para comprar un calzado para el Camino de Santiago. No quería unas botas, que son adecuadas para este tipo de caminata, sino unas zapatillas entonces le busqué la mejor alternativa. Esos días estuve angustiada por si las zapas le hacían daño, pero recibí un wasap de ella dándome las gracias y contándome que le eran comodísimas. Para mí eso es lo que cuenta», relata. 

Crear vínculos con el cliente

«La experiencia que el cliente tenga con nuestros productos es vital para nosotros», por eso a la hora de elegir sus artículos, Carmela estudia primero las marcas. «Nosotros defendemos la sostenibilidad por lo que elegimos marcas respetuosas con el medio ambiente». En esa selección, Carmela se ocupa de mucho más que de zapatillas, ya que en la tienda venden también «alimentos energéticos para personas que compiten o que van a realizar una competición muy fuerte». «Un apartado en el que también controlamos mucho qué incluir, porque la alimentación es muy importante». En ese rincón de la tienda se encuentran batidos proteicos o barritas. «Encontramos una marca que va muy bien, porque la mayoría de la gente sufre deshidratación y aquí tenemos unos batidos, que elaboras tú con los polvos, que van genial». Pero la parte de alimentación no solo incluye productos para deportistas. «Tenemos unos paquetes que valen para cualquier actividad. Son unos sobres con pasta que te puedes llevar a cualquier lado, tienen un mecanismo por el que se calientan solo y en unos minutos puedes comer».

Y si en Sherpani nada es fruto del azar, el nombre no iba a ser menos. «Le pusimos Sherpani porque los Sherpa son pobladores de las regiones montañosas de Nepal, en el Himalaya. Ellos ayudan a las personas cuando hacen el recorrido y llegan allí. Además, le añadimos la terminación ni que se refiere a las mujeres, es también una reivindicación», explica Carmela que añade, «en cuanto al logo son tres montañas en tres colores distintos. Lo hicimos con un amigo que es diseñador gráfico. El color verde hace referencia al paisaje que se ve durante las caminatas. El naranja es por la escalada, ya que es el color de la tierra y el azul hace referencia a cuando se sube a más de 4.000 metros, porque tocas el cielo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La fuerza de los guías del Himalaya llega a Arteixo con Sherpani