Tres empresas optan a construir el pantalán de Repsol en Langosteira

La petrolera adjudicará el contrato en las próximas semanas para iniciar las obras

.

A Coruña / la voz

Las obras en el puerto exterior para la instalación de Repsol comenzarán de modo inmediato tras la firma del contrato con la empresa que ejecutará allí los trabajos. La petrolera organizó su propio concurso para elegir empresa constructora para el nuevo pantalán petrolero. Se presentaron seis compañías y tres se cayeron en una primera criba.

A finales de este mes o principios del próximo la multinacional resolverá qué empresa se hará cargo de los trabajos y firmará el contrato para que pueda comenzar de modo inmediato las obras. La tramitación previa ya se ha completado y la compañía cuenta con los permisos y los terrenos necesarios en Langosteira para desarrollar esos trabajos.

El pantalán petrolero será la mayor inversión privada realizada hasta el momento en el puerto exterior. El presupuesto de la obra asciende a 36,5 millones, aunque esa cantidad podría bajar finalmente en función de la oferta seleccionada por la compañía.

El nuevo pantalán será una compleja obra de ingeniería. Su primer tramo contará con una galería de hormigón armado de 12 metros de altura media y 10 metros de anchura, similar a la actual galería de graneles líquidos, de más de dos kilómetros, que recorre el dique del puerto exterior. Servirán, las dos, para proteger las tuberías que permitirán cargar y descargar los barcos de crudo.

Gracias al calado de Langosteira podrán atracar allí petroleros de gran porte que actualmente no pueden hacerlo en los muelles interiores. Así, el proyecto contempla que amarren sin problema mercantes de 291 metros de eslora y 200.000 toneladas.

La instalación del pantalán -y del resto de obras necesarias- permitirá que el 40 % de los tráficos por el actual poliducto se trasladen al puerto exterior, así como eliminar los petroleros de la ría. El plazo estimado para la ejecución de esa obra asciende a 18 meses.

Análisis | Una actuación que ya tenía que estar lista, pero que chocó con la tramitación

El 14 de octubre del año 2013 se firmaba un acuerdo histórico, con ministra presente incluida, para poner sobre el papel el plan de mudanza de Repsol a Langosteira. La compañía ponía 125 millones de euros, la Autoridad Portuaria unos 23 millones, y en cinco años el petróleo tenía que desaparecer de la ría. Hacía falta construir un pantalán en Langosteira, un poliducto desde allí hasta la refinería -casi cuatro kilómetros- y hacer obras en esta última.

El problema es que en aquel acuerdo figuraba una fecha límite, y en política los círculos en el calendario los carga el diablo. El pasado sábado Repsol tenía que estar operando en Langosteira. No pudo ser y hace tiempo que ese límite temporal se entendía que sería rebasado. La tramitación pública de proyectos de esa magnitud, que recalan en decenas de instituciones para informes previos y que cuentan con numerosos plazos de información pública para alegaciones, lo hizo imposible.

Repsol, de hecho, visó su proyecto constructivo en junio del 2016, pero fueron necesarios casi cuatro años de papeleo para poder empezar. Ahora todos esos pasos previos se han dado y queda materializar la primera fase de la mudanza. El poliducto nuevo costará 80 millones de euros y las reformas en la refinería otros 8 millones, a los que se suman los 36,5 millones del pantalán. En total, la compañía calcula 28 meses y medio de obras. Son dos años más de espera para empezar a sustituir el actual poliducto, que lleva medio siglo bajo la ciudad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Tres empresas optan a construir el pantalán de Repsol en Langosteira