Mi vestido tiene nombre propio

Alejandra es la fundadora de Alenia Brand, una marca de «invitada perfecta» con base en Cambre que diseña vestidos con historia


Una casa con jardín en la comarca, un grupo de chicas y mucha fiesta. Cada una lleva un vestido. Todos son diferentes y todos tienen una historia. Así son las prendas de Alenia Brand, una firma de vestidos de fiesta diferentes que acaba de nacer en Cambre. Detrás de esta marca con ganas de comerse el mundo está Alejandra. «No quería hacer solo vestidos de invitada, quería que cada uno de ellos contase algo. Por eso le puse nombre propio a cada uno, porque creo que cada chica es diferente y quiero que cuando se pongan uno de mis vestidos sientan que representa su personalidad», apunta esta amante de la moda que se crió entre máquinas de coser y muchas telas. «Mis dos abuelas trabajaban en este sector. Tengo el recuerdo de siempre ir a visitar a mi abuela materna y meterme en el almacén a ponerme ropa de mujer, y sus tacones».

Como muchos soñadores, parte de su carrera estuvo centrada en las finanzas. Hasta que un día decidió dar rienda suelta a su pasión: la moda. Se formó en el sector en Londres, y después se mudó a Milán, la cuna italiana del estilo, donde aprendió las claves de la industria en una de las escuelas más prestigiosas: Bocconi. París o Nueva York forman parte de su currículo y de todas ellas aprendió algo: ganas de viajar, de vivir la moda de forma intensa y de transmitir esa pasión a los demás. 

Personas reales

Su idea es que las personas que lleguen a su tienda on-line encuentren un vestido que les represente: no solo por el estilo, sino por la historia que cuentan. Su primera colección, Capri, está compuesta por vestidos que llevan nombre de mujer y están inspirados en una personalidad diferente. Así, Donatella da vida a un vestido de raso largo hasta los pies y escote en pico. Pero también a una chica que «disfruta viajando, que tiene un mapamundi en la cabeza», y que «es capaz de deslumbrar en cualquier situación». Micaela es un vestido negro muy Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes que da vida a una mujer elegante y «muy sexi a la vez». 

Valentina, Giulia, Allegra, Flavia, Marcella, Isabella, Bianca o Francesca representan «a una mujer actual, a la que le gustan las tendencias, elegante y muy femenina». Y también una situación diferente, una personalidad única. El objetivo de Alejandra es que las personas que descubran sus vestidos los usen «una y otra vez».

Mucho color

La colección está llena de color y mucha alegría. La misma que le pone Alejandra a sus diseños, que cuida al detalle. Para confeccionarlos buscó talleres en Galicia. «No fue fácil», recuerda. «Quería escapar de lo común y ofrecer prendas para las personas a las que le gusta disfrutar de la vida, diferenciarse». Su lookbook es un reflejo de la personalidad de Alenia: mesas dulces, mucha diversión y vestidos de #invitadaperfecta con mucho carácter. «Nos lo pasamos muy bien preparando las fotos y así quiero que se sientan las personas que lleven un vestido de Alenia». Y así, a lo Sexo en Nueva York, Alejandra lanza al mundo su ejército de #aleniagirls.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Mi vestido tiene nombre propio