«Venimos porque es tan bucólica, tan de Rosalía...»


A Coruña / La Voz

«Venimos a disfrutar porque está en ese punto de equilibrio que puedes moverte pero al mismo tiempo está aislada, es como una ciudad dentro de otra ciudad». Eduardo Castelao habla con entusiasmo de la Ciudad Vieja. Allí estaba al mediodía de ayer, tomando un café con Sandra Fernández, y explicando: «Venimos por las mañanas, o Azcárraga o aquí (calle Santiago) porque es tan bucólica, es tan de Rosalía de Castro... ¡Me encanta!. Somos de Ponferrada, pero cuando llegamos lo primero fue buscar el casco antiguo y este es precioso».

Eduardo considera que no sería necesaria más peatonalización que la actual, mientras que para Conchita Astray la peatonalización sería «la puntilla final». Esta vecina, nacida en la Ciudad Vieja, considera necesario potenciar la misma, pero reconoce que la tarea no es fácil y apunta que «a veces la gente viene un domingo y no tiene donde comer».

De hostelería habla, y con pasión, Amalia Souto, que regenta El bajo de Amalia, un bar de la Plaza de la Constitución que «antes lo tuvieron mis padres 40 años». Defiende el papel de los hosteleros para revitalizar la Ciudad Vieja, en la que nació, y recuerda que «yo hacía, pagada por mí, alguna fiesta ahí en la plaza y me lo han prohibido... Pedía permiso pero nunca te contestan, te ponen dos mil trabas y así es imposible». Sostiene que si se consolida la peatonalización «tenemos que hacer algo... ¡De día, por supuesto! Yo hacía fiestas y venían las familias, los niños jugando ahí era una maravilla». Considera esta hostelera que «nos tienen que ayudar un poco» y alude a que en la calle San Juan, que me parece de p. m, cierran la calle, cambian las direcciones de los autobuses. Lo mismo con los de las peñas en Riazor... Y en la Ciudad Vieja, ¿por qué no dejan hacer nada?».

También sostiene que sería absurdo «poner chinchetas, porque se pusieron en otros sitios para que pasaran las ambulancias pero aquí hay sitio de sobra».

Alude asimismo a que «quitaron el botellón. Vale, pero los jardines están hechos una mierda. Antes decían que era por el botellón. Ahora no lo hay y siguen igual. Pase el partido que pase nadie hace nada». E insiste en que «no nos dejan hacer nada. Hice un mercado de antigüedades aquí, pidiendo permiso, y aunque no te contestan pues lo haces y si un vecino te denuncia lo tienes que levantar. Pues al final nos lo prohibieron también».

Concluye insistiendo en la necesidad de «aplicar el sentido común, que bares siempre hubo y no pasa nada, podemos llevarnos bien con los vecinos que, salvo tres o cuatro, nunca nos ponen problemas».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Venimos porque es tan bucólica, tan de Rosalía...»