Otro año más para pensar el futuro de las naves okupadas de la Comandancia

El gobierno local pide a los vecinos que dediquen un sábado al mes al proceso


A Coruña / La Voz

Los concejales Claudia Delso, Rocío Fraga y José Manuel Sande fueron recibidos ayer en el centro cívico de la Ciudad Vieja por un ruidoso grupo de okupas de la Comandancia. A gritos y con megáfonos hicieron ruido durante la hora y media de reunión que los ediles tenían convocada con las asociaciones juveniles y quien quisiera sumarse para hablar, precisamente del futuro de la Comandancia.

La única que habló fue la edila de Participación, Claudia Delso. Sande se fue a los pocos minutos y Fraga no intervino. Hace dos meses, en otro encuentro similar, el gobierno local propuso un proyecto para esas naves con un menú de actividades concreto parecido al de los okupas de A Insumisa. Ahora la propuesta varía algo: se trata de abrir un proceso participativo para que entre la ciudadanía se defina el uso y el modelo de gestión de ese espacio. Alguno de los presentes le pidió más concreción. «Estou indo ao concreto: abrir un proceso de traballo colectivo calendarizado», dijo Delso. Al «proceso» en cuestión se refirió varias veces. Empezará el 14 de abril, sábado, y será una reunión intensiva de cuatro horas por la mañana. Una vez al mes se repetirá la misma cita. Será hasta diciembre, llegando a unas conclusiones que entre febrero y marzo del 2019 -dentro de un año- serán elevadas a algún órgano de gobierno, previsiblemente la junta, para que se consolide la figura jurídica que se elija. La edila llamó a vecinos y a asociaciones a sumarse a ese proceso y a comprometerse con la asistencia para trabajar en común para encontrar un modelo. En total, 36 horas de reuniones de aquí a fin de año.

En la reunión hubo un poco de todo. Uno de los asistentes pidió que se aprovechara para llevar allí los locales de ensayo del Ayuntamiento, actualmente en el Coliseo. Una mujer de la zona atacó a los okupas: «Hay conciertos hasta las cinco y media de la mañana que molestan a los vecinos, llaman a la Policía Local y dicen que no pueden hacer nada porque no les abren la puerta», dijo. Un okupa la animó a participar, los martes, en la asamblea de A Insumiso. El colectivo, por su parte, se mostró muy crítico con el Ayuntamiento: «Se isto é un intento de participación, non se pode obviar ao grupo que agora está a xestionar ese espazo, e iso estase a facer», criticó una. Delso negó que así fuera y recordó que varios ediles acudieron a las asambleas de A Insumisa. Los okupas, con gritos de «Ferreiro, mentireiro», entre otros, y consignas fuera y sus intervenciones dentro dejaron claro que no se quieren ir. Nadie habló de desalojos, pero el tiempo corre.

Han pasado cerca de dos meses desde que a la constructora adjudicataria de las obras que se iban a hacer allí se le dijo que como mucho en 45 días podría empezar. No comenzó y no hay fecha marcada para que pueda hacerlo, aunque sí para que se pierdan los 1,3 millones de subvención: quedan cuatro meses.

Un proyecto que arrancó en el anterior mandato y que todavía no se ha materializado

La historia de la rehabilitación de las naves de la Comandancia empieza a ser larga. Empezó a gestarse hace cinco años con diversos anuncios y un plan que el nuevo gobierno local aparcó para volver a empezar. 

2013

Nace el Cidea. El anterior gobierno local firmó un acuerdo con Defensa para la cesión temporal de la parcela que, desde ese año, es de responsabilidad municipal. La intención era convertirlo en un centro de cultura y diseño, denominado Cidea. En esa línea empezó a trabajar el anterior gobierno local, con una intervención mínima sobre el terreno. 

2015

La ayuda de Fomento. Las obras se iban a financiar con 1,3 millones de euros de Fomento. Salieron a licitación, pero un tribunal anuló ese y otros concursos del ministerio por defectos de forma y hubo que volver a empezar el proceso. El nuevo gobierno local se olvidó ese año, además, del plan que había. 

2016

La okupación. En noviembre de ese año un grupo de okupas entra en las naves y las rebautizan como centro social okupado A Insumisa. El gobierno local, en un primer momento, anuncia que no actuará por la fuerza. 

2017

Contrato y titularidad. Fomento finalmente adjudica las obras. Tenían que haber empezado el pasado enero. La Marea apela al diálogo para que salgan los okupas, pero estos se niegan desde el primer momento. Desde hace unos meses la parcela es de titularidad municipal tras firmarse con Defensa la cesión definitiva de esos bienes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Otro año más para pensar el futuro de las naves okupadas de la Comandancia