La nueva movilidad que prometió la Marea sigue sin hacerse realidad

El bus urbano, las calles peatonales y los párkings disuasorios continúan como en el 2015

.

A Coruña / la voz

El lunes, la concejala de Xustiza Social, Silvia Cameán, aseguró en el pleno que la Marea ha cumplido «o 80 %» de su programa electoral. Ese porcentaje requeriría un análisis más detallado, pero es evidente que no se ha alcanzado al menos en algunas áreas. El ejemplo más evidente es la movilidad, en la que se plantearon cinco compromisos y no se ha cumplido ninguno de forma completa.

El mapa del bus

Casi todo sigue igual. El compromiso 32 del programa planteaba reordenar el mapa de rutas, recuperar el carril bus e instalar paradas de intercambio con los interurbanos en San Diego, Alfonso Molina y la ronda de Outeiro. Las rutas siguen siendo las mismas y el carril bus sigue desaparecido. Está previsto que en próximas semanas se presente una propuesta para reformarlos, aunque los cambios se anunciaron por primera vez para el 2016. Los buses interurbanos han llegado al centro, pero lo ha hecho por iniciativa de la Xunta con varias paradas hasta Entrejardines.

Tarifas y concesión

Continuidad y juzgados. El compromiso número 33 consistía en la fiscalización de la concesión de bus urbano a la Compañía de Tranvías y la implantación de nuevas tarifas que beneficiasen a los usuarios. En el 2016, el gobierno local decidió aplicar una directiva europea para reducir el tiempo de la concesión. Tranvías la tenía garantizada hasta el 2024, pero tras esa decisión finalizará el 30 de noviembre de este año. Tranvías ha recurrido a los tribunales. Más allá del conflicto administrativo, para el usuario todo sigue igual, y las tarifas hoy son las mismas que se aplicaban en el año 2015.

Peatones y bicicletas

Más carril bici en marcha. El compromiso número 34 planteaba implantar «roteiros prioritarios» para peatones y bicicletas. Desde el 2015 solo se ha dado prioridad peatonal a un tramo de la calle Marola, en Monte Alto. Planes más ambiciosos, como la peatonalización de la Ciudad Vieja, siguen parados desde entonces. Está en obras el nuevo carril bici de la avenida Pablo Picasso. También está previsto iniciar pronto la obra del carril bici metropolitano, que fue ideado en el anterior mandato municipal por la Diputación. Esa institución financiará la construcción de la infraestructura, que irá de la Marina al puente de A Pasaxe.

Aparcamientos

Sin novedades. El compromiso número 35 planteaba la construcción de una red de aparcamientos disuasorios públicos y gratuitos, conectados con el transporte público y consensuados con los ayuntamientos del área. Desde el 2015 no se ha planteado tal red de estacionamientos. El único párking disuasorio sigue siendo el que la Xunta abrió en aquel año en Lonzas. Había sido planeado con el anterior gobierno municipal. Sí cuenta con aparcamientos de ese tipo el polígono de Pocomaco, pero han sido implantados por la asociación de empresarios del polígono con el fin de reducir los atascos en el mismo.

La ORA

Sin municipalización. Aunque en la campaña electoral la Marea insistió en la municipalización de la ORA y otros servicios municipales, su programa electoral era ambiguo en ese punto. El compromiso 36 se limita a prometer un «análise» de la concesión y «dependendo da situación da licitación do contrato, valorar a súa remunicipalización». Eso a pesar de aseverar que la ORA fue «un negocio ruinoso para o Concello e un auténtico beneficio para as concesionarias onde tamén aniñou a corrupción» -cabe recordar que por ahora no hay ninguna sentencia judicial que confirme ese extremo-. Es más, el programa decía que los anteriores gobiernos habían otorgado a empresas «un servizo público que debe ser de xestión municipal». A pesar de ello, en octubre del 2015 el gobierno local de la Marea adjudicó la gestión de la ORA a una empresa privada, continuando y poniendo punto final a los trámites del anterior gobierno local del PP.

Un programa electoral de difícil evaluación

Es difícil determinar si, como dijo la concejala Silvia Cameán, la Marea Atlántica ha cumplido el 80 % de sus 99 compromisos electorales. Algunos se han cumplido, otros todavía están en marcha o solo se han alcanzado de forma parcial, y muchos son tan poco concretos que es complicado evaluarlos. Cómo valorar si se ha cumplido el punto 99, que dice literalmente: «Activación dunha xestión nas políticas do corpo que garanta a investigación, educación, práctica e prevención do corpo entendido de xeito integral». Cómo evaluar el 59, «aposta polo crecemento e ampliación de mercados», cuando no se cifran objetivos concretos, sino que «o Concello deberá promover e facilitar as actuacións que podan axudar ás empresas coruñesas a darse a coñecer e a establecer redes e implantarse en novos mercados, a través da presenza en feiras, proxectos virtuais».

Hay actuaciones concretas que se han aplicado. Se ha aprobado la renta municipal -aunque llega a menos gente de la que estaba previsto-, se ha retirado la simbología franquista, se han reducido los sueldos de los políticos -pero no de los altos cargos de confianza-; se ha quitado la financiación a las corridas de toros, hay presupuestos participativos -aunque solo participa un pequeño porcentaje de la población-. Pero otros muchos compromisos siguen pendientes, como los de movilidad, la publicación de todas las resoluciones y contratos, la revisión del PGOM, la paralización de los desahucios, la exigencia de responsabilidades por Someso, la erradicación de la pobreza energética, el plan de inclusión social y otros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

La nueva movilidad que prometió la Marea sigue sin hacerse realidad