A los túneles no les gusta el agua

Los charcos y las filtraciones llevan años causando cortes de tráfico que no han cesado en los nuevos viales

.

A Coruña / La Voz

Hay una frase mítica de Javier Losada, entonces teniente de alcalde, pronunciada en un pleno municipal en el año 2000: «Como se vuelva a inundar el túnel de María Pita corro a gorrazos a los técnicos». La cita daba cuenta del hartazgo que entonces suscitaban los cortes de tráfico por las regulares inundaciones. No se sabe si los técnicos han sido corridos o no, pero el hartazgo no ha cesado, porque cuando las filtraciones declinaban en el viejo subterráneo afloraban en el nuevo del Parrote para volver ahora de nuevo al de María Pita.

¿Qué generó los últimos cortes de tráfico?

La semana pasada volvió a aparecer agua en el del Parrote y lo hizo después en el de María Pita, en la zona en la que se une con el nuevo túnel de la Marina. Hoy volvió a reabrir tras una nueva reparación. La responsabilidad de estas últimas filtraciones depende de quién la cuente. Para el Puerto es cosa del Ayuntamiento y de deficiencias del viejo túnel, de titularidad municipal. Dicen que el agua apareció allí, no en el nuevo, y consideran «desconocimiento» culpar a la Marina cuando lo más probable, dicen, «es que se deban a los tradicionales problemas con las mareas y escorrentías» del túnel. Para el Ayuntamiento es cosa del Puerto, que promovió las obras de los nuevos subterráneos durante el anterior mandato: «Estas fugas non se deben a unha situación histórica nin están derivadas da obra de 1987, prodúcense porque a estanqueidade do empalme non quedou ben resolta nas actuacións que se acometeron no 2015», dicen desde María Pita, que apunta que se canalizará la filtración para evacuar el agua del subterráneo.

¿Hay antecedentes?

Muchos. El túnel de María Pita se inauguró en mayo de 1987 y desde su apertura se transformó en embalse con cierta regularidad. Las mareas, la lluvia, el alcantarillado y hasta un manantial lo anegaban con frecuencia. En los años noventa se arregló en parte la situación, pero en 1999 todavía se cerró tres veces en once días. Finalmente esos problemas se fueron espaciando hasta casi desaparecer.

¿Qué ocurre en los nuevos viales?

Mientras el de María Pita es municipal, los otros dos, Marina y Parrote, son todavía del Puerto, que los ejecutó y en cuyo suelo siguen mientras este no se ceda. Allí, en el Parrote, aparecieron filtraciones de agua de mar desde el primer momento que obligaron a varios cortes de tráfico y sucesivas reparaciones. Hace un año se anunció que abordaría un proyecto para solucionar el tema de modo definitivo y en él se está trabajando entre la empresa, el Ayuntamiento y el Puerto, informan desde este último.

¿Hay problemas en otros subterráneos?

Las filtraciones y acumulaciones de agua se focalizaron primero en María Pita. Puntualmente también hubo inundaciones en el paso bajo Juana de Vega, aunque tampoco son frecuentes. En los nuevos viales el problema se concentra en el empalme entre la Marina y María Pita y en el Parrote.

Retenciones puntuales a primera hora por el cierre del paso por María Pita

El cierre de los túneles, por cualquier motivo (problemas informáticos, buses o camiones encajados, inundaciones) expulsa el tráfico que por ellos pasa a la superficie. Son unos 25.000 vehículos diarios los que pasan allí bajo tierra. Ayer estaba abierto el ramal del Parrote, pero no el de María Pita, más transitado. Las consecuencias del afloramiento de miles de vehículos fue la aparición de retenciones puntuales en horas punta, como en la calle Hospital a primera hora, además de registrarse tráfico más denso del habitual en otras vías como San Andrés o el paseo. Con la Marina peatonalizada, las salidas y entradas de la ciudad se complican cuando se cierran los túneles, obligando a los conductores a mayores rodeos y a esperas más largas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A los túneles no les gusta el agua