Cuando el paseo era solo una incipiente carretera de circunvalación

Hace cien años finalizaba la primera fase de las obras de la carretera que unía la dársena con Riazor


«Los que hemos recorrido desde su iniciación hasta su término esa carretera, que con el tiempo será hermosa calle coruñesa, podemos dar fe de cuanto con ella ha mejorado la zona de que es cinturón, antes sólo accesible, en varios de sus trozos, a los aficionados al alpinismo (...) No tardaremos mucho en ver el fruto de su obra, que aun desnuda y falta de arbolado como está, constituye ya hoy el perneo predilecto de muchos coruñeses». De este modo presentaba La Voz de Galicia el 10 de febrero de 1918 la finalización de la primera fase de las obras de la carretera de circunvalación, desde la dársena hasta Riazor, en un trazado que es casi calcado a lo que hoy es el paseo marítimo.

Era una obra que había sido largamente demandada desde las páginas del periódico, que ya entonces atisbaba que el futuro urbano de la ciudad apuntaba hacia aquella zona de la península. Destacaba además que «el paseo de la Dársena ha quedado notablemente ensanchado y embellecido, permitiendo el cómodo paso de carruajes, y regularizando, como se deseaba, la confluencia de las calles de Santiago, Montoto y travesía de Montoto».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Cuando el paseo era solo una incipiente carretera de circunvalación