Ana Tomás: «Mis alumnos me ven en los anuncios y alucinan»

.

Es fotogénica. Y lo sabe. «Salgo mejor de lado que de frente. Sé que soy ojerosa y que necesito maquillarme. El rojo me favorece. Como soy blanca de piel solo me pongo alguna prenda clara cuando estoy morena. Amarillo, nunca. No me arreglo mucho, pero no me visto con cosas que no me favorezcan. Mi consejo es la naturalidad», asegura la modelo Ana Tomás Lozano. Es la imagen de la campaña de maxifulares de Guillermina Baeza que hoy mismo se pueden adquirir con La Voz. En los últimos meses apareció en los anuncios de los yogures de sabores de Larsa, del vino Rectoral de Amandi y de la FP dual de la Xunta. «Empecé como modelo a los 14 años, en un concurso de El Corte Inglés. Llevo más de media vida en esto. Un par de veces trabajé con agencias de Barcelona, pero no me gustó la experiencia. Era menos familiar que aquí. Hago mucha fotografía, pero para ser bajita (mide 1,70) no me quejo de la cantidad de desfiles realizados. Me ofrecieron desfilar este fin de semana en una pasarela nupcial, pero dije que no por mi estado. Hasta hace poco no paraba de vomitar», confiesa. Modelo y embarazada de dos meses y medio. «Y profesora, vegetariana, y friki de las series», comenta sonriente. Esta chica, alegre como un fular, es una caja de sorpresas.

Siempre Riazor

Charlamos en el café La Consentida, de Alfredo Vicenti. Es su zona. «Siempre viví por aquí. Estudié en la Compañía de María. Voy a la playa a Riazor.... Cuando me casé hace tres años le exigí a mi marido residir por estas calles», asegura. Acaba de cumplir 30 años. Estudió Logopedia y, más adelante, Magisterio en Salamanca. Trabajó de camarera, azafata, dependienta en Hollister... Antes de su ocupación actual. «Hice prácticas en la Compañía y me di cuenta de que era lo mío. Doy clases a niños con necesidades especiales, desde con síndrome de Down o Asperger a pequeños que tienen problemas de pronunciación. Me encantan los niños. Mis alumnos me ven en los anuncios y alucinan», confiesa esta profe a la que incluso se le declaró un chaval de 1.º de Primaria. Para separar ambas facetas, en las redes sociales es Ana van der Woodsen. «Es por la protagonista de Gossip Girl. Soy muy de series. Netflix, sofá y libro electrónico es mi mejor plan. Me encanta la novela negra y acabo de leer de un tirón los tres de Nieves Abarca, en los que también sale Riazor. De series me quedo con Sherlock o Juego de tronos, aunque me leí antes los libros, que siempre están mejor. ¡Ah!, y soy muy friki de Harry Potter».

Cinco tatuajes

El más visible está en su brazo. Lumus. «Es el hechizo o el conjuro para encender varitas. Ya te decía que era muy friki de la saga de J. K. Rowling». Se baja el calcetín para enseñarme otro. «Es una enredadera con las iniciales de mi familia. Tengo una frase en el costado, un trébol de cuatro hojas en la nuca, y dos huellas de gato en el culo», confiesa esta apasionada de los animales. «Con nosotros viven un border collie y una gatita que encontramos en el motor de un coche. Soy vegetariana, porque defiendo tanto los derechos de un perro como de una vaca. Antes comía mucha comida basura. Pasé de adorar el bacon a no probarlo. Colaboro con protectoras y ahora no como ni pollo. Tampoco bebo alcohol porque me sienta fatal. No me compensa», comenta. Pide un café con jugo de soja. «El siguiente paso es el veganismo», afirma. Se acerca a saludar su madre, Marisa, que también salió en un anuncio de Gadis. «Estoy deseando ser abuela», asegura mientras su hija embarazada, modelo-profesora-friki, la mira con enorme cariño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Ana Tomás: «Mis alumnos me ven en los anuncios y alucinan»