Alarma por los balinazos en la Tolerancia

«Me dolió mucho», dice la menor herida el viernes. El martes también fue alcanzado un hombre


A Coruña / La Voz

Existen muchas versiones sobre lo ocurrido el martes en la plaza de la Tolerancia. Los vecinos tienen hipótesis contradictorias, pero todos coinciden en el temor que les produce ahora pasear por la zona. La Policía Nacional está investigando el disparo de una escopeta de balines desde una ventana de un edificio próximo a la plaza, que impactó hace dos días en la pierna de un hombre que estaba sentado en un banco. Esta persona daba de comer a las palomas, que serían el objetivo principal del tirador, pues consiguió abatir un ave.

El pasado viernes también resultó herida en la espalda una joven estudiante del instituto Salvador de Madariaga. De nuevo, fue un balín de una escopeta el proyectil utilizado, de metal y con forma de champiñón, como se ve en la foto que hizo la menor.

La Voz ha podido hablar con ella. Explica que todo sucedió durante el recreo, cuando a los alumnos de bachillerato les dejan salir a la plaza. «Estaba en un banco, en el colo de un amigo, y noté un pinchazo en la espalda. Al principio pensé que él me había pellizcado, pero me dijo que no. Luego vi la herida y más tarde mis amigos encontraron el balín. Me dolió mucho, sobre todo pasado el primer minuto y me llevé un susto muy grande», añade la joven, que asegura que ahora se encuentra bien. También confirma que, fruto del impacto, le ha quedado «una marca» en la zona de la herida, que le curó su padre, que es médico. «Lo que no sé -afirma- es de dónde vino el balín, aunque tuvo que ser de una de las ventanas que dan a la plaza». Presentará denuncia.

Respecto a lo ocurrido el martes, la Policía Nacional desplazó al lugar agentes del departamento científico y de seguridad ciudadana. Tomaron pruebas del entorno y del herido que contribuirán a verificar si fue un balín el proyectil empleado y la dirección desde la que fue disparado.

Según numerosos vecinos, esta situación no es nueva en la plaza de la Tolerancia. «Pasa desde hace más de un año, pero no se le había dado importancia hasta ahora. Cuando viene la policía, la cosa se tranquiliza, pero después vuelve», asegura Jorge González, de la panadería La Esquina. En su local no dejan de entrar residentes, por lo que conoce de primera mano lo sucedido. «Hace unos meses ya disparó a una paloma, que cayó delante de un grupo de personas», señala. Cree también que este «francotirador» tiene su vivienda situada en los edificios sobre el bar Os Ventíns.

Sin embargo, otros residentes en la zona creen que los disparos proceden de la calle Argentina. «Hace unos 4 meses ya le habían dado a otra persona en la pierna aquí mismo», afirma Rubén Restrepo sentado en el banco donde alguien habría recibido otro disparo de balín. «Tuvo que entrar la ambulancia a por él. Cualquier día hay una desgracia», señala. Rossemary Via es cuidadora de mayores, a los que lleva a la plaza por las mañanas. «Desde que pasa esto, viene mucha menos gente a sentarse en los bancos. Muchos tienen miedo y seguirá siendo así hasta que no cojan al responsable».

La seguridad de los niños es la principal preocupación de los usuarios del parque infantil

Una de las principales preocupaciones de los vecinos es la seguridad de los niños y jóvenes que frecuentan la plaza de la Tolerancia. Una residente asegura que el supuesto autor de los disparos sería «un hombre mayor» que vive en la zona. El motivo por el que habría cometido estos delitos sería su disconformidad con el nuevo parque infantil, que ocupa por completo uno de los fondos de la plaza. «Te obliga a dar la vuelta y a rodear la zona. Por eso está causando problemas con los disparos, para provocar que no vengan los niños», asegura esta vecina.

El nuevo parque fue inaugurado a mediados de septiembre y cuenta con zonas para diferentes franjas de edad. Durante las últimas semanas de buen tiempo, numerosos niños y jóvenes disfrutaron de estas instalaciones. «Ahora mismo hay muchos padres que tienen miedo a traer a sus hijos aquí por lo que pueda pasar», afirma Jorge González, que cree que si «cogen al autor de los hechos los vecinos antes que la policía se puede armar una buena». «La gente está muy cabreada y podrían emprenderla con él», afirma.

Pese a todo, eran muchos los padres y madres que, acompañando a sus hijos en el parque, desconocían ayer lo ocurrido y afirmaban que nunca habían observado nada anómalo en esta plaza tomada a diario por numerosas palomas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Alarma por los balinazos en la Tolerancia