El botellón repunta en los jardines tras varios años de poca afluencia

El sábado por la noche cientos de jóvenes se concentraron en la zona pese al mal tiempo


A Coruña / la voz

Un fino orvallo cae sobre el centro coruñés pasadas las once de la noche del sábado. Dio igual. Cientos de jóvenes poblaron los jardines de Méndez Núñez el último fin de semana de septiembre. No iban a admirar estatuas como la de Pardo Bazán o a disfrutar de la tranquilidad que aportan las miles de rosas plantadas. El botellón ha vuelto a repuntar en este icónico lugar desde el comienzo del curso universitario, dejando toneladas de basura en el entorno, que obliga a los servicios municipales a redoblar esfuerzos.

«Hacía tiempo que no veía tanta gente aquí, pero los jueves hay mucha más. Parece carnavales», señala una participante, que junto a sus amigos bebe en uno de los bancos de la zona. El epicentro del botellón se encuentra en la fuente de los jardines, rodeada por completo por numerosos jóvenes. Muchos todavía no habrán alcanzado la veintena de edad, evidenciando un cambio generacional entre los participantes del botellón en Méndez Núñez. Los que temían por la lluvia se cobijaban en la zona de los aseos y las escaleras que ha junto al café Mirador. Detrás del local orinan muchos jóvenes, dejando un fuerte olor en la zona.

También hay otros que llevan años acudiendo. «Antes tenías que llegar pronto para coger sitio. Recuerdo que siempre había peleas. La gente, acostumbrada, se subía a lo que podía para verlas», señala un participante de 24 años.

La otra cara de los botellones en los jardines es la triste resaca que tienen que padecer los empleados de la limpieza. Los jóvenes acuden al lugar con bolsas de plástico, botellas de cristal y distinto tipo de vasos. Salvo alguna honrosa excepción, los restos quedaron esparcidos por cada rincón. Incluso en la fuente -donde el agua ya no destaca por su pureza- flotaba una bolsa de un supermercado.

Sangre en la rúa Socorro

Por otro lado, en la rúa Socorro, donde se concentran gran parte de los establecimientos de ocio nocturno de la ciudad, había el sábado por la noche restos de sangre en la acera. Se encontraban junto al Gasthof, y frente a un pub con un largo historial de peleas y que ha cambiado de nombre y dueños en varias ocasiones.

«La gente se vino de nuevo para aquí porque en otras zonas multan», dice un participante

El inicio del curso universitario puede ser uno de los motivos principales de la masificación de los botellones en los jardines de Méndez Núñez, pero hay otros, según dicen los propios participantes. «La gente se vino de nuevo para aquí porque en otras zonas, como el palco de la música, están comenzando a multar», señala un joven. «Hace unas semanas, la Policía Local identificó a un amigo mío por beber y orinar allí, pero todavía no le ha llegado nada a casa», afirma. Durante las noches lluviosas, muchos jóvenes se resguardan en el palco de la música o en soportales de los Cantones para poder continuar haciendo botellón.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El botellón repunta en los jardines tras varios años de poca afluencia