Activistas de Greenpeace bloquean los accesos a la medusa en protesta contra del uso del carbón

Gas Natural Fenosa argumenta que la central de Meirama es una «referencia en el mundo desde el punto de vista ambiental» en la manipulación de esta fuente de energía

;
Greenpeace protesta en la Medusa Greenpeace en la Medusa

A Coruña

Varios activistas de Greenpeace utilizaron dos lanchas neumáticas para desembarcar en el muelle Centenario y bloquear la medusa, el almacén en el que se deposita el carbón que se descarga en el puerto y que se transporta hacia la central térmica de Meirama. 

Además, dos activistas colgaron una pancarta de 100 metros cuadrados en la cúpula de la medusa en la que tacha a esta instalación de «Almacén de cambio climático». Los dos miembros de Greenpeace permanecen colgados en el techo del depósito de carbón.

Ante esta protesta, el muelle del Centenario fue tomado por la Guardia Civil y por agentes de la Policía Portuaria, que se encargaron de controlar los accesos al Puerto, impidiendo el paso a toda persona ajena a la actividad portuaria. Sobre las seis de la tarde, las fuerzas de seguridad pusieron fin a la protesta ecologista con la detención de los cuatro activistas que participaron en la acción y desalojaron de forma pacífica la zona, sin registrarse ningún otro tipo de incidencia. Un representante de la asociación ecologista señaló que la intención de los activistas «es continuar con la protesta hasta que el Gobierno diseñe una hoja de ruta para evitar el consumo de energías sucias y apostar por las renovables».

Reacción

Gas Natural Fenosa reaccionó a esta protesta aclarando que la acción ecologista no bloqueó la salida de carbón del Puerto de A Coruña a Meirama, porque hoy «no estaba previsto  ningún transporte a la central». En cuanto a las acusaciones sobre las emisiones de CO2 durante el traslado del carbón, la compañía asegura que la instalación de Cerceda es una «referencia en el mundo» en la manipulación de carbón, «y desde el punto de vista ambiental», agregaron. Así, señalaron también que «desde que el carbón es descargado en las tolvas ecológicas, así como el traslado en tren, todo el trasiego se realiza a cubierto sin ningún tipo de emisiones».

Gas Natural argumenta que el transporte en tren del carbón «evita el tránsito en carretera de alrededor de 300 camiones al día, lo que evita las correspondientes emisiones de CO2». A pesar de la protesta de los ecologistas, la compañía defiende que las centrales de carbón «son un claro ejemplo de la transformación tecnológica para adaptarse a estándares ambientales cada vez más rigurosos». Al hilo de ello, han asegurado que la central térmica de Meirama «ya realizó importantes mejoras tecnológicas para adaptarse a los nuevos requisitos de la legislación ambiental». Los responsables de la compañía recuerdan que la reforma acometida en el 2008 para permitir la combustión de carbón con menor contenido de azufre y mayor cantidad de volátiles, junto con la instalación de quemadores de baja generación de óxidos de nitrógeno, «han supuesto una notable reducción del impacto medioambiental de la central». 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Activistas de Greenpeace bloquean los accesos a la medusa en protesta contra del uso del carbón