«La filosofía es que si aprendes algo en Tanxedoira luego lo puedes enseñar»

Entró en la entidad con 13 años y dos décadas después es la presidenta y da clases de guitarra


A Coruña / La Voz

«Hay gente que nació en la asociación». Esto sostienen varios responsables de Tanxedoira. Y explican como esta entidad se estructura en torno a las familias y, por lo tanto, en ocasiones los críos entran a formar parte de la misma al poco tiempo de nacer. En el caso de Leticia Riestra Ainsua (Torrelavega, Cantabria, 1983) tenía 13 años cuanto entró; ahora es la sonriente presidenta de una entidad que cumple 40 años y, por ello, ha programado diversos actos a celebrar en los próximos meses.

-¿Cómo nace Tanxedoira?

-En la parroquia de Santa María de Oza, entre las familias que asistían a misa y tenían hijos pequeños que iban a catequesis. Decidieron organizar actividades para sus hijos, y formaron la coral Antonio Noche, y también para las madres y padres que tenían que esperarlos. Cada uno aportaba lo que sabía y esa estructura es la que siguió siempre.

-¿Que tipo de estructura?

-Pues la de un grupo de familias que se reunían en torno a esas actividades y se ayudaban. Ahora la forma de la asociación es por núcleo familiar: hay un socio titular, que es el que tiene derecho a voto, y el resto de familiares son beneficiarios que tienen los mismos derechos, solo que no tienen voto en las asambleas, y van gratis a las actividades.

-¿No cobran las actividades?

-Los monitores somos de la asociación, no cobramos por impartirlas y los socios no pagan por asistir. La idea es que si tu aprendes algo en Tanxedoira luego lo puedes enseñar, o dar clase de algo que ya sabías. Yo aprendí guitarra aquí y ahora doy clases. Mi trabajo profesional es de informática y por eso doy clases también de ello, además de hacer y mantener actualizada la web de la asociación (www.tanxedoira.org). En un momento en el que no prima ese altruismo esta es una manera de reivindicar que sí se puede hacer. Llevamos 40 años haciéndolo de manera altruista, que es una manera de darnos a conocer. A nosotros nos gusta que venga gente y se implique, que no vea esto como si fuera una academia que venga a una actividad y se marchen.

-En 40 años han ido peregrinando de sede en sede. ¿Esta del Barrio de las Flores es definitiva?

-Esperamos que no porque este local es pequeño para las actividades que hacemos... Cando salimos de la parroquia los críos se quedaron en la calle. Una socia nos permitió usar su garaje para que pudieran ensayar. Esta mujer, para conseguirnos un local, fue todos los días al Ayuntamiento para hablar con el alcalde (era Francisco Vázquez) durante meses, y nos acabó cediendo el lavadero de Monelos. Tuvimos que acondicionarlo y lo hizo el padre de un socio que es albañil. Después nos fuimos a la Urbanización Soto, al centro cívico del Castrillón, al mercado de Elviña y al derribarlo nos fuimos a Monelos y luego a este local.

-¿Necesitarían otro?

-Sí, pero más amplio porque para actividades como la del coro, que son 35 personas, casi no caben aquí. Necesitaríamos un local más aislado y así podríamos hacer más actividades.

-¿No hacen ya bastantes?

-Hay gente que repite. En algunas están los 35 en el coro, 20 en guitarra, o los del teatro que ensayan las obras que luego representan en el Teatro Colón. Hay gente participando de muy distintas edades, desde los cuatro hasta los 80 años.

«Vamos hacer un documental sobre la asociación con la gente que nació en ella y fundadores»

Tanxedoira tiene su sede en el Barrio de las Flores, si bien entre las 150 familias socias no hay muchas de la zona. «Tenemos socios de la Sagrada Familia, de San Cristóbal das Viñas o de Mugardos», explica la presidenta.

-Las actividades que hacen, ¿son una manera de movilizar a la gente del barrio?

-Sí, aunque luego no nos conocen bien, ni saben dónde estamos. También tenemos incondicionales como una niña que viene los viernes a flauta y a coro y está aquí encantada, mientras los amigos están jugando en el parque y no la entienden. Llega al punto de que el castigo de sus padres si hace algo mal es no venir a la asociación. En otros casos primero entró la niña y luego se incorporaron los padres.

-¿Qué van hacer con motivo de este aniversario?

-Actuaremos una vez al mes, con el coro y la rondalla, desde septiembre hasta mayo, en los centros cívicos. En diciembre tenemos el festival de corales al que hemos invitado a una de cada provincia gallega. Con esa filosofía de que no cobramos nada, tampoco pagamos nada, entonces esto es un intercambio. También tenemos el Festival de Navidad, que es un poco más interno de la asociación. En febrero tenemos el festival de rondallas, al que también hemos invitado a varias, y en mayo el de teatro, en Salesianos.

-¿Habrá algo especial?

-En junio haremos el festival del 40.ª aniversario, que haremos en el Ágora que nos lo cede el Ayuntamiento. Para eso hemos invitado a las asociaciones con las que más colaboramos, como Canticorum. Y vamos a tratar de hacer un documental de la asociación con la gente que nació en ella y con los primeros socios para que expliquen cómo empezaron.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La filosofía es que si aprendes algo en Tanxedoira luego lo puedes enseñar»