El nuevo retablo de choqueiros ilustres

Retiran las placas del carnaval de la calle San José para poder pintar el edificio


A Coruña / La Voz

Calle San José. Esta es la única placa que, protegida por un plástico, continúa en el lateral del edificio donde arranca este vial y que hace esquina con la calle de la Torre. Con el fin de poder llevar a cabo diversas obras de mejora en la fachada del inmueble ha sido necesario retirar la decena de placas que estaban en la pared, todas ellas dedicadas a los más ilustres choqueiros coruñeses, desde José Manuel Iglesias Mato, Palau, hasta José Vidal Pardo, Papi, el último en incorporarse, pasando por Fina Lesta, Alvarito y, lógicamente, César San José, que fue el primero.

«Unha vez rematados os traballos, as placas quedarán no seu lugar orixinal», precisaban ayer desde el Ayuntamiento coruñés, ante la pregunta sobre el futuro de las mismas.

También ayer desde las comparsas del carnaval coruñés, aunque en algunos casos no tenían conocimiento de las obras que están llevando a cabo, sostenían, en general, que lo normal sería mantener las placas con las que cada año ellos rinden homenaje a algunos de los choqueiros de la ciudad. De todos modos, oficialmente no sabían si sería así.

Al poco tiempo de comenzar esta costumbre de colocar una placa cada año, las comparsas habían apuntado la posibilidad de que Monte Alto contara con una calle dedicada a los choqueiros. Así lo explicaba entonces Romualdo Irijoa Chans, uno de los fundadores de Os Maracos, indicando que la idea era ir colocando placas «a toda esa xente que non coñece o gran público, xente que nos fai felices, que nos fai rir». Y así se ha hecho cada martes de carnaval, si bien, el planteamiento inicial iba más allá puesto que desde las comparsas apuntaban que en cuanto la calle San José tuviera siete u ocho placas con los nombres pedirían «ao Concello que pase a chamarse a rúa dos Choqueiros e que calquera que pase por aí poida botar unha risa lembrando a toda esa xente».

Sobre cuándo se haría realidad, desde las comparsas bromean al evocar que los distintos gobiernos municipales. «Tardaron 23 anos en facernos caso con que o entroido non precisaba dunha raiña, pero a ver si con isto non tardan tanto».

El inicio de la costumbre fue una choqueirada: añadir el nombre de César al del vial

«Hola, joven, y perdone por lo de joven...». Era el chascarrillo con el que saludaba habitualmente César San José, todo un ejemplo de choqueiro capaz de pasar en unos minutos de despachar cervezas en Cuatro Caminos a pasear por la calle con réplicas de los trofeos del Deportivo. Además, contaba en su día Romualdo Irijoa, uno de los fundadores de la conocida comparsa Os Maracos, que solía llevar varios disfraces: «Ás veces levaba dous ou tres postos, e pola mañá víalo dunha maneira e, sen ir á casa, pola tarde xa tiña outro». Para muchos fue «un dos mellores choqueiros do entroido; cando nós arrancbamos el xa levaba dez días polas prazas». Y a él se debe, en gran parte, la costumbre de colocar placas de personajes del carnaval coruñés en la calle San José; y es que todo comenzó con una choqueirada muy propia de los habituales de la calle de la Torre en los días de carnaval y que consistió en anteponer al nombre del vial el de César, con lo que pasó a ser la calle César San José. La siguiente placa fue la dedicada a Palau Choqueiro de Monte Alto, y así año tras año hasta sumar todo un retablo de choqueiros ilustres.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El nuevo retablo de choqueiros ilustres