Cocina a fuego lento en hornos de cinco euros alimentados por la energía del sol

La Voz

A CORUÑA

NOELIA REY

28 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Las nubes amenazaron con aguar la fiesta, incluso llegaron a descargar cuatro gotas, pero a media mañana despejó y el gran protagonista de la jornada lució sin barreras. En el campus de Elviña, en un aparcamiento ocupado por cacharros, decenas de personas pendientes del tiempo celebraron con alivio que clarease. Sin sol fracasaría el invento. Una batería de cocinas, hornos y artilugios solares con los que la Oficina de Medio Ambiente de la UDC, la asociación ecologista Adega y el Centro Integrado de Formación Profesional Someso organizaron por quinto año consecutivo un encuentro que tiene por objeto divulgar las aplicaciones de la energía solar en la vida cotidiana y fomentar su uso. Montaron los artefactos y tres horas y media después, en una exhibición como pocas de cocina a fuego lento, compartieron platos en un festín gastronómico que puso fin al evento.

Manual de instrucciones

Tiempo de preparación aparte, la facilidad con que se puede elaborar una comida solar fue la idea que los divulgadores quisieron transmitir para avanzar en una nueva cultura energética que mitigue el cambio climático a través de la reducción y la eficiencia en el consumo. Para ello, en la web del instituto Someso y en la revista Cerna, editada por Adega, publicaron las instrucciones para construir un horno, el coste aproximado si se hace con matriales recuperados (entre 3 y 5 euros) y el tiempo de fabricación (tres horas).

El envite recibió decenas de adhesiones. Los participantes exhibieron los artilugios y, mientras el sol iba haciendo los guisos, realizaron una visita a la instalación fotovoltaica de la cubierta del Citic, compuesta por 60 paneles, guiada por el técnico superior de Mantenimientos de la UDC, Jesús Manuel Giz.