La población de cisnes de la comarca tiene su origen en la laguna de Mera

En el parque da Lagoa de Mera hay patos y ocas domésticas, cisnes, cormoranes, garzas y especies exóticas. Se trata de un ámbito natural privilegiado que está a punto de recibir un trato de favor para intentar proteger el ecosistema

Parque da Lagoa en Mera, Oleiros
Parque da Lagoa en Mera, Oleiros

OLEIROS

La población de cisnes que habita en la ría de O Burgo y en Mera no apareció por generación espontánea. Hace dos décadas se soltó una pareja en la laguna de Mera y, desde entonces, la familia fue creciendo y repoblando prácticamente toda la comarca. En esta laguna artificial, a día de hoy, viven multitud de especies de aves y se ha convertido en un entorno natural privilegiado especialmente indicado para los aficionados a la ornitología.

 Los responsables de los parques de Oleiros confirman que en esta laguna viven especies domésticas como patos y ocas, pero que la mayoría de las aves que llegan a este entorno son especies salvajes que eligen Mera para criar e invernar. Hay azulones, cercetas (una especie de patos pequeños), cormoranes y patos mudos, una de las especies exóticas que mejor se adaptó a este ecosistema y que, con toda confianza, sale del recinto acotado para estas aves a explorar y a mezclarse con los visitantes ocasionales. También las ocas suelen hacer sus incursiones por la zona de césped del parque da Lagoa a pastar y buscar alimento. Cerca del agua se ven garzas y fochas, una especie de pato de color negro y fácilmente identificable porque en la cara lleva un escudete blanco. «En los momentos álgidos, especialmente en invierno, puede llegar a haber en los cañaverales hasta 150 ejemplares». Comparten ecosistema con las gallinetas o galiñolas, como se conocen en Galicia, que llegan a Mera para criar y, después, emigrar a otros parajes cálidos.

Parque da Lagoa en Mera, Oleiros
Parque da Lagoa en Mera, Oleiros

Eliseo Zaera, el responsable de parques y jardines en el Concello de Oleiros, conoce palmo a palmo el entorno de la laguna de Mera. Explica que entre las aves más curiosas que se pueden ver en este entorno están el pato mandarín y una pareja de pato joyuyo, una especie originaria de Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico que curiosamente se adaptó muy bien a un clima algo más frío al que están acostumbrados. «Estamos pendientes de realizar un recuento de invernantes y, después, de los nidificantes en la primavera. Pero es un trabajo muy costoso y que requiere mucho tiempo», explica Zaera. En su defecto, algunos grupos naturalistas intentan llevar un control extraoficial de los animales que entran y sale del parque de la Lagoa de Mera.

Los operarios del servicio municipal de parques y jardines se encargan del mantenimiento del área acotada para estas aves. Y, de hecho, una o dos veces a la semana se acercan hasta allí para comprobar el estado de los animales y darles de comer, sobre todo maíz partido.

Parque da Lagoa en Mera, Oleiros
Parque da Lagoa en Mera, Oleiros

Eliseo Zaera comenta que, a día de hoy, casi todas las personas que se acercan a la laguna de Mera vigilan y protegen el paraje natural. Recuerda, no obstante, que hace unos años tuvieron un problema porque al lugar se acercaban los vándalos para «expoliar» los huevos de cisnes. «Pero ahora la gente respeta el entorno e incluso nos avisa cuando ven un pato herido o detectan algún otro problema. Como anécdota citaré a una señora que incluso llamaba la atención a los operarios del servicio municipal si veía que no iban a darles de comer a los patos. Nos decía: ‘‘Y tienen hambre, porque se tiran a los bocadillos de los niños’’».

En cuanto a los cisnes, Zaera explica que es una especie muy territorial y que, por ello, se han mantenido y proliferado año tras año en la comarca. «Hay quien cree que se trata de una especie invasora, ya que inicialmente no vivían aquí. Pero no son tan problemáticos para el ecosistema como otras». En el estado de Nueva York, por ejemplo, han ideado un plan para eliminar en el plazo de diez años 2.200 ejemplares ya que consideran que los cisnes, una especie llevada desde Europa, destrozan el hábitat de los patos y gansos nativos de la zona y atacan a otras aves acuáticas e, incluso, paseantes. Algo que, por el momento, no ha ocurrido en Culleredo, Sada y Oleiros, donde más cisnes se pueden ver.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La población de cisnes de la comarca tiene su origen en la laguna de Mera