La Marea retira 1,8 millones de la renta social para comprar bicis y pagar deudas de Emvsa

La operación, que tendrá que ir a pleno, dejaría en 310.000 euros los fondos para las ayudas

.

A Coruña / La Voz

El gobierno local aprobará hoy en junta de gobierno retirar 1.789.999 euros de la partida destinada a pagar la renta social, una de las medidas estrella de la Marea, para destinar esos fondos a cuadrar las cuentas de la Empresa Municipal de Servicios y Actividades (Emvsa) y para comprar nuevas bicicletas y mejorar el servicio de Bicicoruña.

La Marea aprobará cuatro cambios en las cuentas -modificativos- que incluyen esos y otros gastos, y que irán a pleno el próximo día 7, donde deberán conseguir apoyos, dado que están en minoría, para poder aprobarlos.

El gobierno local tratará de sacar la mayor parte de los fondos que necesita de la renta social, dotada inicialmente con 2,1 millones y que iba a servir para proporcionar un salario a las personas que no tienen recursos. Esa partida quedará este año reducida a 310.000 euros, poco más de la mitad de los 551.000 euros que se propone destinar ahora a comprar nuevas bicicletas y mejorar el servicio de Bicicoruña. Desde Xustiza Social, concejalía de la que dependen esas prestaciones, indican en un informe que la retirada de 1,8 millones de euros «non leva perturbación do servizo», es decir, que 310.000 euros son suficientes para prestarlo.

La Marea cuantificaba en 3 millones el coste anual de la renta social. Como este año no lograron aprobar los presupuestos hasta junio, dotaron la partida con menos cantidad (2,1 millones), dinero que debería llegar para la demanda del ejercicio. Ahora dejan 310.000 euros con los que atender las solicitudes recibidas -el dato no se ha hecho público- y las que puedan llegar hasta diciembre.

La merma propuesta en la renta social se hace en dos modificativos distintos. El primero de ellos por 1.238.984 euros, cifra que se corresponde con el déficit de la empresa pública Emvsa, que tiene números rojos porque de ella dependen gastos por los que no recibe ingresos, como la revisión y adaptación del Pepri, la gestión del cobro de las multas de tráfico y la gestión del equipamiento deportivo de la fábrica de armas, servicios que presta pero que acarrean unos gastos no cubiertos. A ellos hay que sumarles los 266.000 de déficit el año pasado de Bicicoruña, que no genera ingresos suficientes.

Esos huecos los pretende cubrir el gobierno local, con casi 1,3 millones de euros procedentes de la renta social. Además de eso, sacan de la misma partida otros 551.000 euros más «para ter capital suficiente de cara a mellorar o servizo de Bicicoruña», concretamente para cubrir las «necesidades de investimento en equipamento en bicicletas».

Los informes municipales vinculados a esos expedientes especifican que los fondos de la renta social «poden reducirse sen que sufra deterioro o servizo».

El dinero de la intermodal

El gobierno local propone también otras modificaciones en las cuentas. En uno de los casos se trata de modificar el nombre y objeto de una partida existente. Se trata de los 700.000 euros que estaban destinados a expropiaciones para poder construir la estación intermodal. Ahora ese apartado pasará a denominarse -si el pleno aprueba el modificativo- «adquisición de chan e actuacións varias», desvinculando la cantidad consignada del fin para el que inicialmente fue prevista.

Finalmente, el consistorio quiere quitar 15.000 euros de programas sociales para incluir esa cantidad en una subvención nominativa a la Fundación Hermanos Tenreiro. Otros 3.000 euros de un convenio con Balonmano Coruña, que el club no llegó a firmar, irán ahora a Alberto Seoane Alcaraz para contribuir a sus gastos por la participación en los Juegos Paralímpicos de Río. Por otra parte, no se toca la cuantía de 15.000 euros para el Club del Mar pero se permite a la entidad dedicarlos a más objetivos de los inicialmente previstos.

Todos los cambios deberán ir a pleno. En ese órgano logró la Marea apoyo en su día para la renta social, ahora tendrá que convencer a la oposición de dejarla casi sin fondos y deberá hacerlo en medio de la negociación truncada con el PSOE, al que no le abrió las puertas del gobierno.

Una medida pensada para dar un salario a mil familias sin recursos

La Marea defendió la renta social como su proyecto más significativo. Querían ponerlo en marcha nada más llegar al gobierno, pero la tramitación fue lenta -la Xunta llegó a modificar la normativa autonómica para su implantación- y no fue a pleno hasta junio de este año. Se puede solicitar desde septiembre. Votaron a favor del proyecto la Marea y los socialistas. El BNG lo hizo en la aprobación definitiva y el PP se abstuvo. La partida fijada por el gobierno en los presupuestos del 2016 no la cambió la oposición y la Marea desarrolló su plan. La previsión era poder ofrecer un subsidio de entre 532 y 1.064 euros a un millar de familias. Con lo que quedaría en la caja, el gobierno podría pagar ayudas a entre 25 y 50 familias durante un período de doce meses.

Votación
6 votos
Comentarios

La Marea retira 1,8 millones de la renta social para comprar bicis y pagar deudas de Emvsa