Cuando el futbolista consume gasolina

El 1 de octubre 2006 se celebró en el Coliseo un partido de autotútbol


Galicia goleó a Alemania. Siete a tres. El tanteo, sin embargo, fue la anécdota de la jornada. El público (media entrada en el Coliseo) a lo que iba era a vibrar con un deporte nunca visto en España: el autofútbol, una modalidad de balompié en la que los jugadores tenían cuatro ruedas y la pelota un diámetro de metro y pico...

A los diez minutos, el enfrentamiento se había convertido en la pesadilla de un corredor de seguros. Entre olor a neumático chamuscado, cinco lesiones de chapa, chasis y motor y ni se sabe cuántos balones reventados.

El espectáculo continuó quemando más gasolina. Acrobacias con coches, tractores desfilando al son de música clásica y, el colofón, un destruction derby. O lo que es lo mismo, colisiones entre todos los vehículos que corrían por el foso del multiusos coruñés hasta que solo quedó uno vivo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuando el futbolista consume gasolina