Colapso en la entrega de tarjetas Millennium por falta de personal

Dos funcionarios atienden colas de decenas de personas en la estación de buses


A Coruña / la voz

Decenas de personas esperaban ayer su turno para realizar los trámites de la Tarjeta Millennium, que desde el 27 de abril solo se puede gestionar en tres puntos de la ciudad: María Pita, el Ágora y la estación de buses.

La renovación de la prestación o los fallos en la tarjeta son los motivos principales por los que la gente acude a este último punto en Caballeros, al ser el más cercano de la zona desde que el Fórum Metropolitano ya no tramita la entrega de dispositivos.

Con solo una ventanilla abierta al público desde las ocho de la mañana, y un ambiente caldeado, la persona encargada de seguridad en la estación se trasladaba a la zona para controlar que «la gente no se ponga muy borde».

«Hay alguien más dentro», decía Marina, a quien todavía le faltaban quince números para su turno, y que, al igual que su compañera, llevaba más de una hora esperando. Aún así coincidía con los demás usuarios en que los trabajadores no tienen la culpa, pues «por dar explicaciones no les pagan», comentaba Plácido Rodríguez, que ya se había acercado a las ocho y cuarto de la mañana para hacerse con la tarjeta, pero no era atendido hasta hora y media más tarde. «Lo lógico es que te recomienden coger turno para cuando vuelvas, porque entre tanto papeleo y pagos parece que tienes que hacer un cursillo para obtener la tarjeta», se lamentaba.

Hay quien no esperó la cola y, ante la amabilidad de algunos, se acercó al funcionario para hacer preguntas o quejarse de la falta de personal, pero la respuesta en ventanilla era siempre la misma: «Hay que esperar turno». Al final, retirada ya la dispensadora de números a las 11.50 horas por las previsiones de cúmulos, dos o tres usuarios tuvieron la suerte de tomar el turno de otros que no estaban dispuestos a esperar más tiempo y cedieron su puesto. Muchos abandonaron la estación con intención de acercarse al Parque Europa, desconocedores de que el Fórum ya no recibe estas gestiones.

«Si tienes que hacer fotocopias te mandan fuera, y por cuestiones de papeleo esta es la quinta vez que vengo», comentaba Julia Mira Toja, muleta en mano, y que como el resto de las personas que se encontraban a la espera, no entendía que con la cantidad de desempleo que existe no hubiese más despliegue de funcionariado a pesar del horario de verano.

Los problemas en la estación de buses están derivados de la falta de personal. El año pasado llegaron a trabajar seis personas en las oficinas, en las que se hacen otros trámites del área de Mobilidade, pero ahora solo hay dos, un funcionario encargado de la única ventanilla abierta y otro del papeleo. Los atascos son de tal calibre que algún día de esta misma semana tuvieron que dejar de dar número para hacer cola a las once de la mañana, ya que les era imposible atender a todos los interesados.

«Como tengamos que seguir esperando, esta mujer da a luz aquí mismo», era lo último que se alcanzaba a escuchar ayer en la estación de autobuses coruñesa, donde las quejas por escrito, bien por desconocimiento de la posibilidad de reclamar o bien por falta de tiempo, brillaron por su ausencia.

Votación
4 votos
Comentarios

Colapso en la entrega de tarjetas Millennium por falta de personal