A Coruña / La Voz

La tragedia volvió a sobrevolar la playa del Orzán, en A Coruña, en la mañana de San Juan. Ocurrió pasadas las siete de la mañana de ayer, cuando casi todos los arenales ya se habían vaciado de gente. En ese momento un joven se desnudó el torso y se tiró al mar justo debajo de la coraza del Orzán, «nunha das zonas máis perigosas da praia», explicaba más tarde la concejala de Medio Ambiente, María García. El mar no era bueno, tenía mucha resaca al coincidir el repunte de la marea con la bajamar. El muchacho quiso nadar hacia tierra, pero el oleaje lo envolvía y lo arrastraba peligrosamente hacia las rocas que hay debajo de la coraza.

El dispositivo de seguridad para el San Juan continuaba en la explanada, al lado del monumento de los héroes del Orzán que recuerda a los tres policías nacionales que el 27 de enero del 2012 murieron en este mismo arenal al intentar rescatar del mar a Tomas Velicky, estudiante eslovaco que hacía un Erasmus en la Universidad coruñesa.

En la madrugada de ayer, el inspector del 092 Joaquín Ponte al ver las dificultades en que se encontraba el joven no dudó en tirarse al mar para tratar de rescatarlo. El oleaje también lo envolvió. Otro compañero, el sargento Velilla, también se lanzó al agua, al igual que el agente Gerardo Riobó Muiños y el jefe de seguridad del Ayuntamiento coruñés, Carlos García Touriñán. A ellos se unió un joven que estaba en el arenal. Pero el mar de fondo los envolvía y les dificultaba enormemente la tarea de volver a tierra. Fue entonces cuando miembros de Protección Civil, de la Cruz Roja y agentes de la policía local formaron una cadena humana. De esta manera lograron sacar a todos del mar, desde el bañista a los agentes.

Los servicios de emergencia atendieron en la playa al sargento Velilla, que estaba extenuado por el esfuerzo realizado y sufría hipotermia. Tras las primeras atenciones fue llevado en una ambulancia de la Cruz Roja al hospital.

El inspector Joaquín Ponte también fue atendido por sus compañeros, que le hicieron entrar en calor aportándole una manta térmica. Lo mismo hicieron con Gerardo Riobó y con García Touriñán. Este explicó que para salvar al joven «hicimos nosotros una cadena humana en el agua, agarrando al muchacho, los tres agentes de la policía y yo». Confesaba que al ver lo que ocurría «nos temimos lo peor, era una situación similar a la que ocurrió con los tres policías nacionales, los héroes del Orzán». Insistía en que la resaca les envolvía y que tanto los agentes como él «no tenemos que ser rescatadores, solo que nuestro corazón de policías nos impulsa a tomar esas decisiones a veces arriesgadas».

La concejala María García indicó que el jefe de seguridad «foi para a casa coa recomendación de que descansara. Tanto el como o policía teñen un prognóstico benigno».

Los servicios de emergencia también atendieron al joven que se había tirado al mar, pero su estado era perfecto y no requirió ningún tratamiento médico. Fue entonces cuando los agentes del 092 le pusieron las esposas y se lo llevaron detenido en un coche patrulla.

«Nos temimos lo peor, fue una situación como la de los héroes del Orzán»

;
Complicado rescate de un joven en la playa del Orzán de A Coruña Dos inspectores del 092, el jefe de Seguridad del ayuntamiento y otro joven tuvieron que tirarse a por él. Consiguieron sacarlo con vida.

Diez evacuados en ambulancia por intoxicaciones etílicas en la playa de Samil, en Vigo

La agrupación de voluntarios de Protección Civil de Vigo atendió a 20 personas en el hospital de campaña instalado en la playa de Samil. Diez personas tuvieron que ser evacuadas en ambulancia a urgencias por la elevada ingesta de bebidas alcohólicas. Los voluntarios también atendieron a varias personas afectadas por cortes de cristales. Aún así la jornada transcurrió con bastante normalidad.

El accidente de tráfico más destacable fue el de un conductor que se empotró contra un muro cerca de la desembocadura del río Lagares y se marchó a pie dejando el vehículo en ese lugar.

En Nigrán, el Concello cifró en más de 35.000 las personas que acudieron a pasar la noche más corta del año a la playa de Panxón. Los servicios municipales de limpieza recogieron 20 toneladas de basura. Tampoco se registraron incidentes de consideración en estos arenales, salvo una chica que se quemó una pierna y tuvo que recibir asistencia médica.

Dos quemados de gravedad

En general, la noche de San Juan se desarrolló sin graves incidentes en Galicia, según indicaron los bomberos de las principales ciudades gallegas. Como otros años, sí ha sido necesario prestar atención médica por quemaduras. Hubo dos quemados de gravedad, un vecino de Carballo y otro de Cee.

En la playa coruñesa de Cabanas, dos jóvenes sufrieron lesiones por quemaduras, uno de primer grado en un pie, y otro de segundo grado en una mano.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
52 votos
Comentarios

A Coruña revivió la tragedia del 2012 con un rescate al límite en el Orzán