«Si se pone en riesgo la salud del médico, peligra la salud del paciente»

El hospital cuenta con un programa de atención mental para los 300 residentes que trabajan en el centro


A Coruña / la voz

Cada año, el Chuac recibe nuevas promociones de residentes, la mayoría médicos (MIR), pero también de enfermería, psicología, farmacia... Son alrededor de 300 los que trabajan a diario en el hospital. Para ellos, el centro cuenta con un gabinete de salud mental, que dirige el psiquiatra Juan Carlos Díaz del Valle.

-¿Tan mal están los residentes como para tener gabinete propio de salud mental?

-Nosotros vamos a poner en marcha un estudio sobre el primer año de los MIR para conocer la situación en nuestro entorno, pero los trabajos que hay en otros puntos, sobre todo en Cataluña, han detectado que la incidencia de problemas y trastornos mentales y del comportamiento en el colectivo es muy elevada. Hablan de una alta tasa de abuso de sustancias, de alteraciones emocionales y afectivas... Hasta el 11 % a lo largo de esta etapa tienen trastornos susceptibles de atención clínica, del 7 al 8,5 % presentan síntomas depresivos, el 18 % ansiedad y un 9 % abuso de sustancias.

-¿Por qué razón?

-Por dos razones, la vulnerabilidad previa de la propia persona y las condiciones de su actividad laboral.

-¿Qué es ?alta vulnerabilidad??

-Cuando presentan ansiedad, disminución de la capacidad para decidir, déficits cognitivos y de atención, trastornos emocionales y afectivos que ponen en riesgo la actividad asistencial, o cuando recurren al alcohol o las benzodiacepinas para sentirse mejor.

-¿Demasiada presión?

-Ellos mismos dicen que el inicio es una prueba de fuego. Pasan de ser estudiantes a enfrentarse a situaciones, a menudo difíciles, en las que tienen que tomar decisiones importantes y se sienten con poca capacidad. Cuando uno se encuentra presionado tiene fatiga, agotamiento emocional y disminuye la empatía. Si al residente se le presiona de forma inadecuada pueden aparecer problemas y poner en riesgo la salud del médico. Y si se pone en riesgo la salud del residente, peligra la salud del paciente.

-¿Cómo ven ellos su situación?

-En las encuestas de satisfacción, se quejan de que la supervisión no sea adecuada y de carga asistencial excesiva. Lo normal es que hagan de 4 a 6 guardias al mes de 24 horas, además de su jornada laboral de 40 horas semanales y tienen que dedicar tiempo al estudio. Dicen que tienen déficits de tiempo libre, para el ocio y la familia, y hemos visto que los MIR sin pareja o que no participan en actividades grupales de ocio son más vulnerables al trastorno mental, situación que también se da en cualquier otro colectivo.

-¿Qué hacen para atajarlo?

-Intentamos mejorar las condiciones del trabajo y en aquellas personas con alta vulnerabilidad ante el estrés hacemos programas que les permitan desarrollar estrategias para afrontarlo.

-¿Cómo mejoran el entorno laboral?

-Cuando detectamos riesgos psicosociales en la organización, la comisión de docencia contacta con el equipo directivo del Chuac para que tome las medidas oportunas. Siempre se han resuelto los problemas.

-¿Medidas como por ejemplo..?

-Rebajar el número de guardias, modificar las condiciones en el servicio, facilitar la adquisición de responsabilidades de forma progresiva para evitar que el MIR se sienta bloqueado y, sobre todo, que es lo que más demandan, asegurar una supervisión adecuada durante todo el proceso, que ante cualquier duda puedan consultar a un especialista.

-Habla de herramientas para manejar el estrés.

-Sí, los psicólogos clínicos imparten seminarios de asistencia voluntaria y también hay un curso, que sí es obligatorio para todos los residentes, sobre la relación médico-paciente, para aprender a empatizar, a escuchar, a empoderar al paciente y también a comunicar situaciones no agradables. Han de estar dispuestos a ayudar y cuando no se puede curar, consolar y siempre en un entorno que mantenga la dignidad.

-¿Cómo actúan desde el gabinete?

-Lo más importante es detectar las situaciones de riesgo. La mayoría de las veces contactan ellos con nosotros y no se necesita siquiera una intervención clínica, porque tienen que ver con factores externos, como acumular 16 guardias en un mes. Cambiando eso, se resuelve. Realmente, que necesiten atención clínica son un par al año.

-¿Y si no piden ayuda?

-Si no contacta el afectado, generalmente es el tutor de residentes el que contacta conmigo. En ambos casos es absolutamente confidencial, no se informa de nada que el propio residente no quiera comunicar, salvo que su situación esté poniendo en riesgo su salud o la de terceros. Hay que decir que la inmensa mayoría de los casos en los que se han sentido desbordados, se resuelven.

Juan Carlos Díaz del valle responsable del gabinete sanitario de los mir del Chuac

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

«Si se pone en riesgo la salud del médico, peligra la salud del paciente»