Pla y Cancela y el ferrocarril en Galicia

En el año 1864 defendió en las Cortes el incremento de las ayudas para construir el tren

RETROSPECTIVA DE 1942 CON EL ferrocarril pasando por Eirís
RETROSPECTIVA DE 1942 CON EL ferrocarril pasando por Eirís

Pla y Cancela
Pla y Cancela

Su voz resonó en el hemiciclo de las Cortes: A Coruña «se anticipó en sus deseos de tener una vía férrea a todos los demás pueblos de Galicia; se anticipó también a la provincia de Zamora». Así de contundente se expresó el diputado conservador Benito Pla y Cancela en la sesión parlamentaria del 20 de mayo de 1864. Se discutía la proposición de autorizar al Gobierno para que revisase al alza la subvención para la construcción del ferrocarril de Galicia. En su intervención, Pla y Cancela recordó la historia.

Según lo dispuesto en la Ley General de Caminos de Hierro de 1855, fue la ciudad de A Coruña quien inició los estudios pertinentes para fijar su trazado y pedir su levantamiento. Surgiría entonces la polémica con Vigo, que también ambicionaba el ferrocarril, y se convino que la línea de Galicia fuese desde Palencia por León y Ponferrada a A Coruña con un ramal a Vigo que se bifurcase en Monforte; así se conseguía que los dos principales puertos de la costa gallega estuviesen comunicados con el interior peninsular. Este proyecto fue aprobado por las Cortes en abril del año 1858, añadiéndose también otro ramal que desde Medina del Campo llegase hasta la ciudad Zamora.

La primera subasta de esta línea se realizó en 1859, pero su licitación resultó desierta, retraídos los potenciales constructores por los elevados costes y la escasa subvención estatal. En 1861, y una vez incrementadas las ayudas, salieron a subasta con éxito los tramos castellanos, quedando marginados los de Galicia. La demora no solo se debió a las dificultades económicas, sino también a las rivalidades locales entre las ciudades gallegas, incapaces de hacer un frente común y abogando Vigo y Ourense por contar con un ferrocarril propio de salida hacia la Meseta por Zamora. Elegido diputado en octubre 1863 por 165 votos (existía sufragio restringido) por el distrito de la capital coruñesa, desde su escaño Pla y Cancela presionó al Gobierno para que sacase a subasta los tramos férreos gallegos, logrando que se hiciese en abril de 1864. Pero su licitación quedó desierta debido a que los presupuestos previstos habían quedado obsoletos por el alza de precios.

Este fracaso fue aprovechado por Claudio Moyano, diputado de Zamora, para defender que la línea de Galicia debía partir de su ciudad e ir a Vigo. La maniobra fue combatida por Pla y Cancela quién logró, con su intervención del 20 de mayo de 1864, que las Cortes rectificasen al alza los presupuestos y apoyasen el proyecto originario de Ponferrada-A Coruña. En septiembre de ese año salió con éxito la nueva licitación; sin embargo su construcción se iría demorando varias décadas y no se remataría hasta 1883.

Academia Galega

Fue el ensayista Narciso Correal y Freire de Andrade quién rescató del olvido a Benito Pla y Cancela al convertirlo en protagonista de su discurso de entrada en la Real Academia Galega en el año 1942, destacando su perfil de jurista y de tribuno moderado y católico defensor de los intereses coruñeses y gallegos. Por esos méritos, en 1944 el Ayuntamiento coruñés le dedicó una calle.

Historias con Historia

La rivalidad con Vigo y Ourense retrasó la construcción de

la línea férrea

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Pla y Cancela y el ferrocarril en Galicia