Una carnicería después de 20 años

Pablo Portabales
pablo portabales A CORUÑA

A CORUÑA

Las hermanas Mónica y Sandra Méndez han abierto en la Ciudad Vieja A Vaquiña, un establecimiento que los vecinos llevaban reclamando desde hace dos décadas

15 nov 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Que abra una carnicería en plena crisis de la carne ya es digno de destacar, pero que la apertura sea en la Ciudad Vieja lo convierte en algo excepcional. «Aproximadamente hace unos veinte años que cerró la última, la del señor Antonio en la plaza de Azcárraga», comenta Mónica Méndez, que con su hermana Sandra formó la sociedad A Vaquiña polo que Vale y bautizó el negocio como A Vaquiña. Dos mujeres emprendedoras en la calle Damas, donde el jueves inauguraron el local. «Llevamos con la idea muchos años porque no había ninguna carnicería en el barrio y la gente lo reclamaba», destacan estas hermanas que cuentan con experiencia anterior en el sector. «Yo trabajé en un súper y mi hermana ayudó a mi tía, que tuvo una carnicería en esta misma calle pero hace muchos más años», recuerda Mónica.

Marcial del Adalid

Ya llovió. En 1949 la Real Academia Galega de Belas Artes, que en la actualidad preside Manuel Quintana Martelo, instituyó los premios Marcial del Adalid «para estímulo de todo aficionado a la música, y con objeto de enaltecer la destacada labor de aquellos elementos que, desinteresadamente, vienen contribuyendo eficazmente a las meritorias actividades de las diversas agrupaciones musicales de Galicia», decían entonces. El espíritu de estos galardones sigue vivo y vigente aunque hace diez años se aprobaron unas nuevas bases que no difieren demasiado de las iniciales. Historia al margen, ayer por la tarde se procedió a la entrega de distinciones a la coral polifónica de la Gaiteira, integrada por Jaime Graña, Víctor Ferreiro, Pablo López, Elena Méndez, Pablo Muñoz, Francisco Blanco, José Bargo, María del Carmen Vázquez, Manuela Vázquez, Socorro Dourado y María Teresa García. La Agrupación Musical Albéniz, representada por María Rosa González y Antonio Gundín, y la coral Liceo de Ourense fueron los otros premiados.