Del economato a la escuela infantil

Las prestaciones incluían compras a plazos desde gabardinas a bicicletas

Restos de Santa Bárbara desperdigados por las dependencias.
Restos de Santa Bárbara desperdigados por las dependencias.

A Coruña / La Voz

El recorrido por el gimnasio de la fábrica de armas, las aulas que conservan los pupitres apilados o los viejos laboratorios con probetas y material roto muestran la importancia y calidad de las instalaciones. Durante las movilizaciones de los extrabajadores de Santa Bárbara, durante el año pasado, algunos de los exempleados recordaban sus vivencias en esas instalaciones que incluyeron durante un tiempo una escuela infantil para que pudieran estudiar los hijos de los empleados.

Desde el mes de junio de 1941, cuando la fábrica todavía estaba ubicada en el Eusebio da Guarda, funcionaba un economato que en los primeros meses «atendió a cerca de 3.800 personas», relata Pereira en su libro. También explica que al acabar el tiempo de racionamiento, en el año 1952, «se empiezan a suministrar bicicletas -marcas BH y Orbea- (que se pagan, con descuentos en nómina, en 17 mensualidades) y gabardinas (en 12 mensualidades)». Pocos años después llegaría la posibilidad de que los trabajadores pudieran adquirir máquinas de coser, «en 20 mensualidades», paraguas, mantas y cortes de traje de hombre.

Restos de láminas con ejercicios gimnásticos, otras con los galones de los militares o desvencijados símbolos de Santa Bárbara aparecen arrumbados por los rincones de estas instalaciones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Del economato a la escuela infantil