El dueño del Maxi pretende abrir el nuevo hotel antes del verano del 2016

Tendrá 20 habitaciones, la mitad de las previstas en el primer proyecto

Recreación del hotel desde la avenida Concepción Arenal.
Recreación del hotel desde la avenida Concepción Arenal.

oleiros / la voz

La plataforma Santa Cruz Aberta ao Mar instalará hoy de nuevo su mesa informativa para buscar apoyos a su pretensión de que el solar del Maxi pase a ser de dominio público, pero el tiempo para lograr sus pretensiones se agota. La sociedad propietaria de la parcela, que la compró en el año 2006, cuando el Maxi todavía estaba en pie, espera meter las máquinas en la parcela en pocos meses, ya que su pretensión es que el nuevo hotel pueda entrar en funcionamiento antes del verano del 2016, según indicaron fuentes de la sociedad, Hostcastros S.L.

Lo que se levantará al pie del paseo marítimo no será ya, o al menos no de momento, el hotel de cinco estrellas y 40 habitaciones que se había proyectado inicialmente. El nuevo proyecto, más modesto a causa de la crisis y el cambio de escenario económico, prevé la construcción de 20 habitaciones, 14 de ellas apartamentos y 6 cuartos dobles, que están pensadas tanto para estancias turísticas cortas como para el alquiler por períodos más largos de tiempo y con fines distintos, como el laboral.

El cambio de planes no impide, sin embargo, que la pretensión de dotar a Santa Cruz de un establecimiento de máxima categoría se mantenga, ya que desde Hostcastros aseguran que el proyecto, en el que está todavía por definir en qué nivel estará el nuevo hotel, se ha concebido para poder recuperar la idea original de tener un cuatro o cinco estrellas en el futuro.

Ese fue el objetivo con el que la empresa compró el Maxi hace casi una década. La idea era poder restaurar y modernizar el edificio, pero finalmente se optó por levantar un nuevo inmueble, que fue encargado al estudio de arquitectura Miyarq, que ideó un establecimiento de lujo con spa o talaso.

Los lentos trámites burocráticos y el comienzo de la crisis económica llevaron a la sociedad a dejar aparcado el proyecto hasta que en el año 2013 Hostcastros solicitó al Concello de Oleiros permiso para echar abajo el antiguo edificio, que dio lugar a un solar que hasta hace solo unas semanas era utilizado como aparcamiento y en verano como zona de ORA.

La demolición del viejo establecimiento permitió también a los vecinos acostumbrarse a una vista despejada del castillo de Santa Cruz, a la que muchos se niegan a renunciar. La posibilidad de adquirir la parcela ha sido descartada por el alcalde, Ángel García Seoane, pese a que, en un golpe de efecto, delegó en el BNG la negociación de la compra.

Votación
10 votos

El dueño del Maxi pretende abrir el nuevo hotel antes del verano del 2016