Adiós al primero de los tres tapones del barrio del Castrillón

Casanova de Eirís y la avenida de los Caídos están unidas desde ayer

la voz

Una vieja reivindicación vecinal acaba de pasar a la historia. Faltan otras dos ya encarriladas, la primera de ellas con una fecha muy próxima, la otra para la segunda mitad del año próximo. Se trata de las obras para la mejora de la movilidad en el barrio del Castrillón, uniendo calles y acabando con tapones cuya eliminación reclaman desde hace décadas los vecinos del barrio.

Ayer el alcalde, Carlos Negreira, visitó la zona en la que se materializaba el primero de los compromisos. Ya se puede circular entre la avenida de los Caídos y Casanova de Eirís, y se hace a través de una vía de doble sentido en la que la obra se completó con la urbanización de un entorno de algo más de 7.000 metros cuadrados que incluyó la ubicación de 110 nuevas plazas de aparcamiento, otra necesidad endémica del barrio.

Renovación estética

La canalización de servicios como el agua, saneamiento, telefonía, electricidad y gas completan una actuación que además ha supuesto la preparación de los accesos para otra obra de referencia en el futuro del barrio: la construcción del nuevo pabellón polideportivo.

El mobiliario urbano y el alumbrado público también se han renovado, dándole otro aspecto a un barrio que demandaba mejoras desde hace tiempo. «Supondrá no solo la unión de dos vías, sino mejorar el día a día de los vecinos de O Castrillón, un antes y un después en materia de movilidad, aparcamiento y servicios», indicó ayer el regidor.

Con la obra rematada podrá empezar la siguiente y complementaria, ya que aprovecha la urbanización del mismo lugar: en enero, indicó Carlos Negreira, empezará la construcción del polideportivo.

Ese mismo mes finalizará otra actuación que lleva unos meses en marcha: la unión de la calle Antonio Ríos, una de las vías más extrañas de la ciudad, ya que llevaba décadas dividida en dos partes, con leiras de por medio. Pasar de un lado a otro no era tarea fácil. Sí lo será desde el mes próximo. Hasta ahora, las promesas hechas sobre la construcción de ese tramo no se habían materializado. Al fin Antonio Ríos será una única calle gracias a una obra de 325.000 euros que modificará casi 2.500 metros cuadrados de suelo y que creará otras 44 plazas de aparcamiento muy cerca de las estrenadas ayer.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Adiós al primero de los tres tapones del barrio del Castrillón