Tabacos recibe su primera inyección

Presidencia deja otra vez para el último pago el grueso de la inversión

Operarios trabajando este mes en las obras de reforma de la Fábrica de Tabacos, que será sede judicial en el 2016.
Operarios trabajando este mes en las obras de reforma de la Fábrica de Tabacos, que será sede judicial en el 2016.

a coruña / la voz

Le costó arrancar pero al fin está en marcha. Y en las cuentas autonómicas figura también la imprescindible partida para que las obras sigan el año próximo. La Fábrica de Tabacos encara su recta final con otros 3 millones de euros presupuestados para el próximo ejercicio. Eso sí, siguiendo una larga costumbre, los mayores desembolsos quedan para el final. El edificio pasará en obras las municipales y seguramente estará listo para las autonómicas, siguiendo también otra larga tradición.

Las cifras de la fábrica han venido bailando durante los últimos ejercicios, siempre con la promesa de su restauración. Así, en el 2013 se preveía destinar 8,4 millones en el 2014 y otros tantos en el 2015, mientras que en el ejercicio siguiente el presupuesto recogía una previsión de casi 12 millones para el 2015 y un pago final de 4,1 en el 2016. Todo ello en un inmueble que tendría que haber estado en construcción en el 2008 pero que hasta este mismo año, ya muy deteriorado, no ha visto la llegada del primer obrero.

Finalmente no serán ni 8,4 ni 12 los millones que se gasten en el 2015, sino bastante menos, solo 3 millones. La causa hay que buscarla, en parte en la baja de la obra, que pasó de unos 16 millones de presupuesto a adjudicarse por menos de 12.

Con los cerca de 3 millones que se invertirán al cierre del actual ejercicio y la misma cantidad del próximo, se habrá pasado el ecuador económico de la obra que, si nada cambia, deberá estar lista en abril del 2016.

Entonces se convertirá en sede la Audiencia y de otras dependencias judiciales, además de reservarse un espacio de unos 3.000 metros cuadrados para un espacio municipal.

Trámite eternos

La adjudicataria de la actuación, Corsán-Corviam, ofreció un plazo de ejecución de los trabajos de 27 meses. Por el momento las obras están siguiendo el calendario marcado. Curiosamente, la Xunta y el Ayuntamiento tardaron más en realizar todos los trámites previos de lo que tardará la firma en completar la actuación. La primera piedra se pospuso seis años, a los que hay que sumar los pasos previos que, como mínimo, son dos o tres más, una década esperando que, finalmente, tendrá punto final en el 2016, eso sí, pagando entonces los algo más de 5 millones que quedarán pendientes y que ya no se pueden retrasar más.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Tabacos recibe su primera inyección