Alvedro propulsa la economía

A CORUÑA

31 ago 2014 . Actualizado a las 14:25 h.

Ajeno a los estériles debates sobre la utilidad del aeropuerto, Alvedro ha cerrado en julio el mejor mes del último lustro, con unas cifras inéditas desde los años dorados de la economía gallega, ajena a la crisis. La terminal coruñesa se aproxima a los cien mil usuarios mensuales y, con los datos actuales, la barrera del millón de viajeros, la estimada en el plan director, se pulverizaría sin problema. Las cifras no hacen más que dar la razón a la decidida apuesta que el gobierno local hizo hace poco más de un año para relanzar el aeropuerto coruñés. La desaparición de Spanair hizo languidecer las cifras del aeródromo y las alarmas se encendieron.

Los datos de ocupación hotelera e incluso de actividad económica cayeron en picado y en paralelo con la pérdida de conexiones del aeropuerto coruñés. El sector turístico empezó a echarse las manos a la cabeza y el alcalde, Carlos Negreira, reaccionó al margen de la mal llamada comisión de coordinación de la política aeroportuaria gallega, donde cada terminal escribía su particular carta a los Reyes Magos con unas demandas de rutas muchas veces descabelladas.

Negreira apostó por restablecer las conexiones con los dos grandes hubs españoles, Madrid y Barcelona. Tuvo que sacrificar, por los caprichos de los pensadores de la Xunta, la ruta de Ámsterdam, consolidada en A Coruña y fracasando, por segundo mes, de forma estrepitosa en Santiago. Pero, de la mano de Air Europa y sus nuevos enlaces, Alvedro salió del estado de letargo inducido y se ha convertido en el aeropuerto español de mayor crecimiento en los últimos doce meses.