El tranvía tampoco es para este verano

Las obras que se prevé realizar en la zona de Riazor impiden que entre en funcionamiento


a coruña / la voz

Otro verano más, y ya van tres, el tranvía turístico se olvidará del calor del paseo marítimo y se pasará los meses estivales a la sombra de las cocheras municipales. La razón de que este año los visitantes tampoco puedan disfrutar de este transporte responde a las obras que el Ayuntamiento tiene previsto acometer en varias zonas por las que circulan los vagones. En concreto, a partir del mes de septiembre el gobierno local iniciará la construcción de las nuevas gradas que se instalarán en la zona del paseo marítimo de Riazor, trabajos que impedirán la circulación del tranvía.

Fue en julio del 2011, recién estrenado el gobierno local de Carlos Negreira, cuando se produjo un pequeño descarrilamiento, que destapó la mala situación en la que se encontraba el trazado. La falta de un adecuado mantenimiento durante los últimos años del bipartito hizo que los nuevos responsables del Ayuntamiento tomasen la decisión de suspender este servicio, puesto que en muchas zonas -sobre todo a la altura de Hacienda- se corría el peligro de que los vehículos pudiesen volcar. El portavoz municipal, Julio Flores, decía entonces que «se tomarán todas las medidas que sean necesarias para reparar el trazado del tranvía y garantizar la seguridad del servicio en todo el trayecto. Se utilizarán todos los medios necesarios para repararlo y para volver a ponerlo en funcionamiento a la mayor brevedad posible», afirmaba el responsable del área de Movilidad.

Sin embargo, esa rapidez no fue tal y hasta el mes de enero del 2013 -casi año y medio después- el gobierno municipal no licitó las obras de recuperación del trazado. La empresa Extraco Construccións e Proxectos fue la adjudicataria de la actuación, que en un principio tenía un presupuesto de 500.000 euros, pero que quedó en 362.000 (un 27 % menos). Finalmente, los trabajos de ejecución arrancaron en mayo del ejercicio pasado y comenzaron con los sondeos para conocer el estado de la línea.

A continuación, se procedió a levantar el pavimento para recuperar la estructura por la que circulan los vagones, ya que la intención era rectificar más de 23 metros de vías, además de corregir la infraestructura en la rotonda de los sufistas y en la torre de Hércules, así como mejorar la entrada en las cocheras de la Compañía de Tranvías.

Otra actuación que se incluyó fue la reparación de las deficiencias que se habían detectado en el apeadero situado frente al edificio de Hacienda, punto en el que también el trazado presentaba un mayor deterioro.

Renovación del paseo

El paseo marítimo por donde discurre el trazado del tranvía también se sometió este año a un lavado de cara, buena parte del mismo motivado por los desperfectos causados por los temporales de este invierno. Las obras de reparación de estos daños, la implantación de un carril bici o la pavimentación de varias zonas hicieron que fuera imposible volver a poner en funcionamiento el tranvía, un impedimento al que se sumará el de la nueva actuación prevista para el mes de septiembre con la colocación de las gradas en la zona de Riazor.

Votación
4 votos

El tranvía tampoco es para este verano