Asotrame y su lucha solidaria

Dos miembros de la asociación estuvieron esta mañana en el Chuac para informar sobre la donación de médula ósea


Cada año se diagnostican unos 12.000 casos de cáncer hematológico, entre leucemia y linfomas. Para muchos de ellos, el transplante es la única vía de curación. Así lo explica Cristina Piñeiro, presidenta de la Asociación Gallega de Transplantados de Médula Ósea, Asotrame, que nació el año pasado con el fin de colaborar en proyectos de investigación sobre este tipo de patologías.

Los cuatro impulsores de la todavía joven organización, que han vivido esta enfermedad de forma más o menos directa, están convencidos de la importancia de que crezca el registro de donantes, y consideran que uno de los principales obstáculos para lograrlo es la desinformación. ?Mucha gente todavía piensa que para donar médula es necesario que te abran en canal y te quiten un trozo de hueso. En realidad es mucho más sencillo: en el 90 % de los casos la donación se hace mediante aféresis, una simple extracción con aguja, y por eso una de nuestras principales labores es informar a la gente sobre la realidad de este procedimiento?, explica Piñeiro, a la que un transplante de médula le salvó la vida hace años. Para ello, Asotrame se traslada cada semana a los puntos de donación de sangre de Ferrol y A Coruña, donde llevan a cabo campañas de difusión entre los posibles donantes.

Jessica Rodríguez, otra integrante de la asociación a la que la leucemia por la que pasó su madre le cambió la manera de ver la vida, hace hincapié en la importancia de la investigación. Asotrame colabora con entidades que impulsan este tipo de proyectos, donando el dinero recaudado de las cuotas de sus socios y de algunas actividades en las que participan, como mercadillos benéficos. ?Somos una asociación pequeña, es posible que 3000 euros lleguen para poco más que una pipeta y nosotros no vayamos a cambiar el mundo, pero confiamos en ayudar al menos a mejorar nuestro entorno más cercano?, afirma la joven.

Votación
1 votos

Asotrame y su lucha solidaria