Salvar al soldado Otero

El único español (y gallego) que murió en el desembarco de Normandía recibe un homenaje en el 70.º aniversario del Día D


A Coruña / La Voz

En la madrugada del 6 de junio de 1944 las fuerzas aliadas desembarcaron en las playas de Normandía en una operación militar que supondría el comienzo del fin para el dominio nazi en Europa. En el arenal de Omaha perdieron la vida miles de soldados americanos, entre los que se encontraba un único español. Manuel Otero Martínez nació el 27 de abril de 1916 en el lugar de Catasueiro, en el municipio de Outes, y falleció hace hoy setenta años bajo el fuego del ejército nazi.

La historia del «soldado Ryan gallego» fue investigada por el vicepresidente de la asociación The Royal Green Jackets, Antonio Osende Barallobre, después de que Manuel Arenas le pusiese tras la pista, hace ahora un año, del único español que participó en el desembarco el propio Día-D. Las pesquisas fueron complicadas, pero se encontró su ficha de alistamiento, fechada el 19 de marzo de 1943 en Nueva York, en la que aparece Hawái como lugar de residencia y se remarca que no se trata de un ciudadano americano. Precisamente, opina el historiador, ese fue el motivo que llevó a Otero a alistarse: conseguir la ciudadanía estadounidense.

La existencia de este soldado queda probada, a pesar de la escasa documentación que se conserva sobre él, por el monumento erigido en el pueblo normando de Colleville en honor a los caídos de la 1.ª División a la que pertenecía el 16.º Regimiento de Infantería, donde sirvió Otero. Allí figura la relación de todos los fallecidos de esta unidad en Omaha, y entre los nombres aparece el de Manuel Otero.

Por otro lado, la sobrina nieta de Manuel Otero, Gemma Martínez, conserva la caja en la que enviaron los restos mortales desde el cementerio de San Lorenzo en Normandía, además de una carta acompañada de una foto del cementerio francés, en la que se explica la temporalidad del mismo, ya que dice que el camposanto será conservado hasta que, con el consentimiento de los familiares de los allí enterrados, se trasladen todos los restos a Estados Unidos. Entre la escasa documentación conservada sobre el soldado Otero está también un escrito encabezado por el escudo de los EE.?UU. por el cual se le concede la distinción del Corazón Púrpura, condecoración que el ejército norteamericano otorga a los heridos o fallecidos en combate.

De Outes a Nueva York

Cómo llegó un joven de Outes a servir al Tío Sam es un misterio. Sí se sabe que poco antes de comenzar la Guerra Civil se embarcó en el vapor Inocencio Figaredo, pero dos días antes del alzamiento se pierde la pista de Otero. La información recabada por Osende Barallobre indica que luchó en la batalla de Brunete, donde fue herido de bala en un pulmón y en un brazo; y que el fin de la guerra le encontró en Barcelona, como prisionero de guerra, pero que gracias a la intercesión de algunos amigos bien relacionados pudo conseguir su libertad. Regresó entonces a Catasueiro, aunque no tardó en embarcarse de nuevo, en esta ocasión con destino a Estados Unidos, donde terminaría alistándose y consiguiendo como destino la 1.ª División de Infantería, una unidad de veteranos que habían combatido en el norte de África e Italia, a la que accedió posiblemente por su experiencia bélica en España.

A raíz de estas revelaciones The Royal Green Jackets ha organizado para hoy, cuando se celebra el 70.º aniversario del Día D, un acto de homenaje a Manuel Otero, que tendrá lugar en el cementerio de San Juan do Freixo de Sabardes (Outes), donde descansan sus restos mortales. Allí se descubrirá una placa conmemorativa. Además, visitarán la casa natal del soldado, que se rehabilitará con la intención de albergar el Hotel Normandía, dedicado a Otero Martínez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos

Salvar al soldado Otero