Xosé Antonio Touriñán: «É moito máis graciosa Mucha ca min»


Tiene 34 años y es padre por partida doble. Antía tiene 3 años y Andrés va a cumplir 1. «Son un pouco desastre como pai, pero os nenos teñen unha nai (Patricia) marabillosa». Cuenta los días que restan para poder estrenar la casa que construyeron en Castelo, Culleredo, su lugar de nacimiento. «Nacín nunha taberna, Casa Rodríguez, que era dos meus avós. Moita xente comentoume que porque non facía a casa noutro lugar como Sanxenxo, pero non son un tío de barullo», destaca Xosé Antonio Touriñán, José o da taberna para los vecinos. «Non quero plantas. E pouca herba. Son vago para todo», asegura sonriente. De sus años en la tasca familiar sacó muchos recortes para el personaje con el que sigue triunfando. «Foi a mellor escola. Nun bar entra moita xente e recollín un pouco de todo», destaca Touriñán, Mucha, la pareja artística de Nucha. Charlamos en el Soho de Matogrande. Algunos clientes lo saludan, no porque lo reconozcan por su trabajo televisivo, sino porque durante una etapa estuvo acudiendo al complejo deportivo. «Teño pouca forza de vontade. Vou dous meses ao ximnasio e paro. Fixen moito deporte, xoguei o balonmán e o fútbol, que ata soñei con xogar no Madrid e tamén no Deportivo. Quería ser futbolista. Cabeza teño, pero físico non. Agora de cando en vez xogo ao pádel, pero son moi malo».

El mismo mandil

Recuerda cuando hace poco más de una década creó con Marcos Pereiro (al que conoció con 13 años en el instituto de Tarrío) el simpático dúo. «Foi por casualidade. Eu ía para mestre porque estudei Filoloxía Galego Portuguesa, pero facíamos teatro na Laboral e pedíronos que fixéramos algo para unha festa en Carral. Collemos catro trapos que andaban por casa da bisavoa e da avoa... O meu mandil segue sendo o mesmo, e a mantilla e o pano da cabeza de Marcos tamén», recuerda sobre el nacimiento das Cantareiras de Ardebullo. «Temos un tesouro con Mucha e Nucha. Os tempos non están para xubilar a ninguén», reflexiona. Habla de manera pausada mientras da sorbos a una caña. «Son serio, cada vez máis. Rosmón. Non estou sempre de broma. O que mellor me define é toxo. Iso, son máis ben toxo. E moito máis graciosa Mucha ca min».

En la gran pantalla

Le gusta viajar. Ya fue tres veces a La Habana. Dice que su principal afición es «comer cos colegas». No cocina nada, pero se declara comilón. Lee La Voz de Galicia a diario y ve poco la tele, «aunque sexa o meu oficio». Es más de libreta que de ipad y «máis de charlar na mesa que no Facebook». Su lugar favorito para escaparse es Caldebarcos, en Carnota. «O Ézaro, e a Costa da Morte en xeral», añade. Dice que su principal defecto es la impuntualidad, aunque a nuestra cita llegó sin retraso, y su virtud más destacada «son amigo dos meus amigos». Está pendiente del estreno de Los Fenómenos, la película de debut en la gran pantalla. «Este ano ten que estrearse», comenta esperanzado. Mientras tanto se dedica a escribir la tercera temporada de A casa da conexa, actuar con Nucha y a estar con la familia y los amigos. Un tipo tan simpático como serio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Xosé Antonio Touriñán: «É moito máis graciosa Mucha ca min»