Contratos municipales de ruina

Xosé V. Gago / Eduardo Eiroa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

EDUARDO

La grúa y la limpieza viaria cuestan casi seis millones en cuatro años

15 dic 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

El viernes se supo que el Ayuntamiento de A Coruña tendrá que desembolsar casi tres millones de euros a la empresa Cespa, a la que adeuda todas las actualizaciones del contrato de limpieza de calles desde el 2008. Pero en María Pita llueve sobre mojado cuando se habla de adjudicaciones conflictivas y deficitarias. La más conocida es la de la grúa y la ORA, en manos de la empresa Doal, filial de grupo Vendex.

Doal ganó el concurso al rebajar el coste fijo del contrato para el Ayuntamiento a 3,37 millones y con la promesa de cederle el 95 % de los ingresos obtenidos a partir de esa cantidad. Pero el acuerdo también dice que si los ingresos obtenidos por la grúa y la ORA no llegan a esa cifra, María Pita deberá pagar la diferencia.

El servicio fue deficitario por primera vez en el 2008, y nunca dejó de serlo. De acuerdo al contrato, el Ayuntamiento tuvo que pagar a Doal 711.000 euros en el 2010, 749.000 en el 2011, 778.000 en el 2012? Así hasta superar los 2,8 millones, que no incluyen las pérdidas previstas para este ejercicio, otros 495.000 euros.

La aparición del déficit a partir del 2008 coincidió con una drástica reducción del número de coches recogidos por la grúa. Pero el peculiar contrato otorga a Doal una cantidad fija que este año roza los 3,87 millones de euros, sin que influya si la empresa retira pocos o muchos.

El acuerdo está siendo revisado por la juez Pilar de Lara, que instruye la investigación sobre la trama Pokémon de supuestas adjudicaciones irregulares.

Sin embargo, con independencia de lo que concluyan sus pesquisas, al contrato hay que reconocerle el paradójico mérito de transformar un sistema «recaudatorio» -las multas de aparcamiento- en una sangría económica para la Administración.

Fórmulas polinómicas

Los problemas del contrato de limpieza viaria de Cespa, firmado en el 2008 por 8,6 millones y con diez años de duración, son muy distintos a los de Doal.

Los casi tres millones que el gobierno local ha aprobado pagar no se deben a un déficit del servicio. Son imputables por completo a la mala gestión del Ayuntamiento, que desde el 2008 no actualiza el precio del servicio. Ese trámite fue ignorado incluso por el gobierno local bipartito que firmó el contrato.