Isabel Pantoja se reivindica como una de las grandes de la copla en el Palacio de la Ópera


a coruña

A la quinta canción Isabel Pantoja ya había recogido dos ramos de flores, un «¡Vivan tus ovarios!» a voz en grito y tenía al público literalmente comiendo de su mano. Levantando el mentón y mirando al infinito, la artista se bañaba de aplausos. Acaba de interpretar «Pero vas a extrañarme» como si estuviese pisoteando a alguien y encarrilaba por la senda del triunfo el concierto en el palacio de la Ópera.

Así fue. Solo hubo reproches por la ausencia de bis, tras más de dos horas y medida de recital. El resto respondió a lo exigible. Pasión, tirabuzones vocales, tres cambios de vestuario, autosuficiencia («Digan lo que digan, me da igual», proclamó ante sus enemigos televisivos) y mucho, muchísimo diálogo con sus seguidores. A estos les explicó en una sevillana de letra improvisada que echaba de menos al «que se fue hace 30 años». También que le iba a decir «cuatro cosas» a otro. Y, sobre todo, quiso dejar clara una cosa: «No me van a hundir».

Toda esta reafirmación bailó entre tono orquestal y el acompañamiento de piano, para finalmente con enfilar el cierre con un conjunto flamenco a golpe de mix de villancicos y la esperada «Salve Rociera». Tras ella, abandonó el escenario. No volvió a salir. Y concluyó una noche a mayor gloria de esa religión llamada «pantojismo».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Isabel Pantoja se reivindica como una de las grandes de la copla en el Palacio de la Ópera