Punto y seguido en la pelea por el futuro de la fábrica de armas

El anuncio del concurso para mantener la actividad pone fin al encierro


A CORUÑA / LA VOZ

Abrazos. Bromas -«pero este está mas gordo que antes del encierro»-. Aplausos. Consignas coreadas con mensajes entremezcladas: «¡Sí se pudo!» «¡Sí se puede!» Lágrimas. Y champán para celebrarlo. Era el ambiente en la puerta de entrada a la fábrica de armas a las cinco de la tarde de ayer.

La mayoría de los más de 50 trabajadores que llevaban en su interior desde el pasado 21 de octubre abandonaban el encierro. Aunque no todos, ya que algunos seguirán manteniendo un retén en las instalaciones «y haciendo mantenimiento», detallaban. Por eso, antes de dejar el encierro, el grupo que anoche volvió a dormir en colchonetas, en el interior de la fábrica, salió unos minutos a saludar a sus familiares. Y a recoger comida y ropa. Los demás, detrás de la puerta, esperaban, con sus bolsas. Luego, cuando los primeros volvieron a entrar, vino la explosión del reencuentro.

El abandono del encierro es el resultado de las conversaciones mantenidas en Madrid el pasado jueves, en el Ministerio de Defensa, y ayer en Santiago, en la Consellería de Industria.

Roberto Teijido, presidente del comité de empresa, se dirigió a las asistentes «sin megáfono, que non fai falta». Agradeció el apoyo de las familias durante el proceso. Destacó como la unidad de todos había hecho posible colocar «esta primeira pedra para que esta fábrica teña futuro». Anunció que los trabajadores van a seguir controlando las instalaciones mientras tiene lugar el proceso de retrocesión de las mismas de General Dynamics al Ministerio de Defensa, que es propietaria de los terrenos, «300.000 metros cuadrados esperando una oportunidad». Esto decía el alcalde, Carlos Negreira, cuando a las dos de la tarde de ayer visitaba a los trabajadores encerrados, acompañado por el portavoz municipal, Julio Flores.

«Ahora tenemos que seguir trabajando como el primer día, tratando de que esta actividad no se muera y tenga un impulso. Tenemos tiempo por delante para hacerlo realidad, un tiempo que hay que aprovechar para seguir difundiendo esta oportunidad y que los grupos que muestran interés pasen a la concreción», afirmó Carlos Negreira, después de hablar con los encerrados en las inmediaciones de la puerta de entrada.

El alcalde también agradeció el trabajo de todas las Administraciones implicadas en este proceso, Ministerio de Defensa, Xunta y Ayuntamiento, además del esfuerzo de los trabajadores que han permanecido encerrados casi un mes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Punto y seguido en la pelea por el futuro de la fábrica de armas