Boda y música para reinaugurar las Capuchinas


Hace unos trece años que no se celebraba una eucaristía en este templo, otrora uno de los más activos de la ciudad. Pero la ocasión parecía idónea para reabrir sus puertas por todo lo alto. El director de la coral polifónica El Eco, Pedro Martínez Tapia, contrajo el pasado sábado matrimonio con Silvia Aldao Lijó en esta iglesia recién reformada: «Tenemos muchos amigos que han tomado parte en la restauración, así que era algo muy especial para nosotros casarnos en las Capuchinas», cuenta el novio -ya esposo-, al que todos llaman Keko. Entre ellos estaba el director de Cantábile, Pablo Carballido, «mi primer profesor de canto, que también cantó en la ceremonia», apunta Keko. Y es que en esta boda no faltó, por supuesto, la música -Händel y Mozart, sobre todo- y quién la interpretase, entre ellos algún miembro de la Orquesta Sinfónica de Galicia y, por supuesto, el presidente de El Eco, Carlos González Garcés. Una anécdota divertida que me cuenta el contrayente: «Llevaba tantos años cerrada la iglesia que los taxistas les decían a los invitados que era imposible, que allí no podía ser porque no se hacían bodas». Ahora ya sí.

Bodas, pero de oro

También el sábado se celebró una eucaristía muy especial en las Esclavas, la que conmemoraba los cincuenta años que Rosa María Molina Garicano lleva como religiosa precisamente en la orden de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. «Fue realmente emotivo, entre familiares y allegados éramos casi doscientas personas», me cuenta la hermana de la homenajeada, Ana Molina. Una celebración con cierto aroma a despedida, también. Porque después de recorrer Rosa María medio mundo hasta llegar hace diez años a su A Coruña natal -pasó por Filipinas, EE.?UU. o Burgos-, pronto volverá a hacer las maletas, con destino Madrid, ya que esta comunidad de religiosas se traslada, quedando así medio huérfanas infinidad de exalumnas que se formaron en las Esclavas, como la propia Rosa María y todas sus hermanas. Le deseamos lo mejor en su aniversario y su nuevo destino.

Un gol a Elduayen

Vaya días que están pasando los chavales asistentes a los campamentos de integración organizados por el colegio de educación especial María Mariño (anteriormente llamado Santiago Apóstol) que están celebrándose en el albergue de Santa Cruz. La semana pasada fueron a Cabanas, estuvieron en el Aquapark de Cerceda y ayer les visitaron los exjugadores de Dépor Javier Manjarín y Agustín Elduayen. «Los chavales están superfelices, y los padres, imagínate. Parece un sueño que puedan estar en un campamento compartiendo diversas experiencias y juegos con otros niños. ¡Incluso le han marcado un gol a Elduayen!», me cuenta entre risas un emocionado Ángel Garmendia, presidente de la APA del María Mariño. ¡Qué disfruten, que el verano pasa rápido!

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Boda y música para reinaugurar las Capuchinas