Los ocho expedientados por los altercados en un desahucio en A Coruña presentan sus alegaciones

Javier Becerra
Javier Becerra A CORUÑA

A CORUÑA

Stop Desahucios en la Delegación del Gobierno entregando alegaciones por el caso Aurelia Rey
Stop Desahucios en la Delegación del Gobierno entregando alegaciones por el caso Aurelia Rey Javier Becerra

El diputado del BNG Francisco Jorquera considera que se está intentando amedrentar a los movimientos sociales

25 jun 2013 . Actualizado a las 21:52 h.

Las ocho personas a las que la Delegación del Gobierno de A Coruña abrió un expediente sancionador por los altercados acontecidos el día del desahucio de Aurelia Rey en A Coruña el pasado mes de febrero entregaron esta mañana sus alegaciones. Se trata del diputado autonómico del BNG Francisco Jorquera, los ediles del Ayuntamiento de A Coruña Xose Manuel Carril (BNG) y César Santiso (EU-V), el bombero que se negó a intervenir ese día y cuatro activistas de la plataforma Stop Desahucios. Todos consideran que con estos expedientes se está criminalizando al movimiento social infundiendo el miedo.

El abogado que representa a la plataforma, Antonio Vázquez, incluso va más allá hablando de una desviación de poder. «Se está haciendo un uso sesgado de los instrumentos legales empleando la Ley Orgánica de Protección Ciudadana, la caduca Ley Corcuera, para perseguir y acosar a los diferentes movimientos sociales», señala el letrado. Este subraya que, por un lado, existen «personas que se han autoinculpado y la administración de justicia lo ha rechazado, entendiendo que no existe infracción jurídica alguna». Pero al tiempo, destaca que «la Administración los persigue por las vía administrativa».

Por su parte, Francisco Jorquera cargó contra el delegado del gobierno Samuel Jurárez y sus declaraciones en las que afirmaba que la policía tuvo que soportar el día del desahucio frustrado acometidas de bárbaros: «É incrible que o delegado do goberno defina como bárbaros aos cidadáns que protagonizaron ese comportamente completamente exemplar fronte a leis e medidas bárbaras que provocan unha alarma social como os desafiuzamentos».