La ortografía del paro

Personas sin empleo piden ayuda sentados al lado de carteles artesanales de todo tipo y en calles muy transitadas


A Coruña

Sentados en el suelo. La mirada baja. La cara casi escondida. Exponen su vida en unas letras escritas a mano. Son parados que demandan ayuda con sus carteles hechos a mano. Es la ortografía del paro. «Mencuentro sin trabajo». Esta mañana salieron a la calle, aprovechando el buen tiempo. Desde Cuatro Caminos al Obelisco. Aceptan las fotos de los carteles pero «a mi no me saques», pedía uno de ellos. De Bilbao. En su cartel dice que acepta ayuda en forma de trabajo. Es su grito silencioso. A veces alguien les mira. Decenas de personas pasan a su lado como sino existieran, como si fueran invisibles. Escriben sus carteles con el corazón. Nada nuevo, litaratura del paro. La creatividad no es algo que les preocupe. Quizá algún creativo que pase a su lado les podría echar una mano. Como aquel del ciego. Cuentan que un ciego estaba pidiendo. Tenía un cartel sencillo: «Soy ciego. Pido una ayuda». Pasó un creativo a su lado y se paró. Le dijo si podía cambiarle el cartel. Se lo cambio y se despidió del hombre. Unas horas más tarde, el creativo volvió a pasar al lado del ciego. Le preguntó que cómo la había ido con el cambio de cartel. El ciego estaba encantado, le habían dejado bastantes monedas y preguntó que ponía el cartel. Y le leyeron: «Hoy es primavera y yo no puedo verla». Los parados de las calles coruñesas tampoco ven la primavera, Siguen esperándola. Y pidiendo ayuda con su ortografía del paro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Tags

La ortografía del paro