El joyero del 14-N: «A mí nadie me da lecciones de ética»

Las palabras de este empresario causaron impacto entre sus clientes


A Coruña / La Voz

La huelga del pasado miércoles lo llevó a la primera plana de la actualidad sin quererlo cuando trataba de defender su derecho de no secundar el paro. Francisco Fernández Iglesias regenta, junto con un hermano y su madre, la joyería Franermy en la calle Real. El miércoles fue el blanco de las críticas de los piquetes informativos cuando se negó a cerrar su negocio ante un centenar de personas. «Iba a cerrar la persiana para no meterme en líos, porque aunque apoyo totalmente los motivos, no estoy a favor de la huelga, cuando veo que empiezan a colocar pegatinas, a tirar bolas de papel incendiadas».

Este fue el desencadenante de un cruce de declaraciones entre el empresario y un sindicalista que dejaron en silencio a centenares de manifestantes. «Les dije: no me parece normal que me peguéis esto, que yo tengo mi derecho a no hacer huelga como vosotros tenéis el vuestro, yo nos os coarto el vuestro, no me coartéis el mío. Empezaron los insultos, no las agresiones, pero casi», relata Francisco, que confiesa que sacó el lado más tranquilo de su carácter. Fue entonces cuando el empresario les invitó a pasar para que conocieran de boca de sus empleados la realidad de su negocio. «Tanto mi madre, mi hermano como yo llevamos desde enero del 2007 sin cobrar nuestro salario para poder atender pagos, seguros sociales y las nóminas de los empleados».

Esta generosidad responde a una ética y a una dignidad que le inculcaron sus padres de pequeño. Y aunque trata de minimizar su actuación apuntando que como él hay más empresarios, Francisco, que ofreció a sus empleados la posibilidad de hacer huelga sin que se reflejara en el sueldo, tiene una cosa muy clara. «No admito que me venga un señor o trescientos como estaban a darme lecciones de ética». Y continúa. «Es duro, pero yo prefiero sacrificarme yo, que gracias a Dios tengo una pareja que tiene un sueldo del que estamos viviendo, más 40 o 50 euros que yo puedo sacar, el día que puedo». Y el día que no pueda cerrará, «pero con la cabeza muy alta».

Las reacciones a las palabras de Francisco no se hicieron esperar. Ayer por la mañana una mujer, que había presenciado el incidente el día anterior, se presentó en la tienda para adquirir un anillo de «forma simbólica». «Nos dijo que quería algo no muy caro, que era para ella, y que realmente no lo necesitaba», dice Francisco, que confía en volver a cobrar algún día.

Los detenidos, en libertad

Por otra parte, de los nueve detenidos durante la jornada de huelga en distintos puntos del centro de la ciudad, cuatro pasaron ayer a disposición judicial. El titular del juzgado de guardia decretó su puesta en libertad. Uno de ellos, con cargos de daños y desobediencia, por lo que tendrá que acudir dos veces al mes a los juzgados hasta que se celebre el juicio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
319 votos
Tags

El joyero del 14-N: «A mí nadie me da lecciones de ética»