Alfonso Guerra: «Si para bajar el déficit se me muere la gente, prefiero que suba el déficit»

El diputado socialista arropa a Francisco Caamaño en A Coruña ante más de 600 simpatizantes


A Coruña

«Parece que hoy no pinchamos y vamos a pinchar menos el día 21». Así arrancó su intervención la secretaria general de los socialistas coruñeses Mar Barcón en el mitin de A Coruña. El tirón del diputado Alfonso Guerra se notó. Las butacas se quedaron escasas para las más de 600 personas que acudieron a Palexco para participar en un acto en el que Guerra, fiel a su estilo, atacó a golpes de ironía a sus rivales. El principal, Alberto Núñez Feijoo, a quien se refirió como «el curita que dice siempre tudu bem», aunque también se fijó en Rajoy («el que es blanco por abajo y negro por arriba, un auténtico milagro», aludiendo a su barba y pelo) o la coalición AGE («esas alternativas pintorescas solo favorecen a la derecha»).

Para Guerra el próximo 21 de octubre está en juego «decirle al PP si fracasa o no fracasa». Considera que se merecen «un gran castigo» por «liquidar el estado de bienestar». Puso varios ejemplos. Entre ellos, el control del déficit: «Está bien controlar el déficit, pero, ojo, si para bajar el déficit se me muere la gente prefiero que suba». También la dependencia: «Resulta sangrante que le quiten a los dependientes el dinero con el que podían pagar a un cuidador. Eso no es un problema ideológico, sino que es un problema de corazón. Estos tienen una piedra negra en su lugar». Desde la grada, una seguidora gritó: «!De chapapote, lo tienen lleno de chapapote».

Sí, también hubo menciones al caso del Prestige. El socialista dijo que «los del PP son tan listos que ahora que empieza el juicio ni uno está en el banco de los acusados, ni el que dijo lo de los hilillos de plastilina ni quien mandó el buque mar adentro». En ese momento aludió al exalcalde de la ciudad, Francisco Vázquez, recordando los días de la catástrofe. Y, siguiendo con los temas de actualidad, aludió al problema catalán: «Es algo muy español eso de aprovechar la crisis para destruir todo. Allí hay un partido que ha hecho grandísimos recortes y ahora se envuelven en la bandera. Hay que decirlo claramente: nacionalismo y socialismo son incompatibles».

Con carácter previo, Francisco Caamaño, dio su particular visión de la Galicia de Núñez Feijoo: «Polígonos industriais onde pastan vacas, pabellóns sen deportitas e cidades da cultura sin cultura».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Alfonso Guerra: «Si para bajar el déficit se me muere la gente, prefiero que suba el déficit»