Betanzos cierra las fiestas con unos Caneiros tranquilos

La segunda jira, que tuvo menos asistencia de público que la del 18 de agosto, concentró a vecinos de todas las edades

La Voz

Los vecinos de Betanzos pudieron al fin disfrutar de una jira «como Dios manda». Mucho más tranquila que la primera. Nada que ver con el día 18 y se notó en el ambiente. Todos estaban encantados de poder hacer el tradicional paseíllo en barco hasta el campo que lleva el nombre de una de las celebraciones más esperadas del año.

«En la primera jira ya ni bajé del barco», comentó uno de los asistentes a la fiesta de ayer que asegura que nunca se pierde una jira de Os Caneiros.

Y es que los jóvenes que asistieron ayer al evento estaban mucho más tranquilos que el día 18 y el botellódromo -al que algunos navegantes de agua dulce se resisten a acceder en otras ocasiones- fue pasto de todas las edades. Había gente de todos los gustos en el campo. Convivieron a la perfección, los que querían echar un pasodoble o los que optaban por modalidades mucho más ligeras. Incluso, algunas camisetas dejaban un mensaje claro que fue respetado por los asistentes: «Non me botes viño». Las orillas del Mandeo, llenas de barcos con hortensias recordó a las buenas romerías de antaño donde todo el mundo respetaba y era respetado. Tampoco faltaron las alusiones a la crisis en los adornos porque hubo quien se llevó la prima de riesgo embarcada.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Betanzos cierra las fiestas con unos Caneiros tranquilos