Terremoto, tsunami y sin prueba universitaria


1Su nombre es muy gallego, Anxo. Su primer apellido muy coruñés, Meléndrez. El segundo, Koike, japonés de toda la vida. Anxo Meléndrez Koike llegó esta fin de semana a su casa de A Coruña, la paterna, tras pasar unas semanas muy duras en su casa de Tokio, la materna. «Cuando me dirigía en tren al aeropuerto para coger el vuelo hubo otro terremoto y el tren se paró. Tuve que caminar por la vía», comenta. Recuerda el seísmo de hace poco más de un mes cuando se asomó a la ventana y vio cómo se movían los edificios de enfrente. «Estamos acostumbrados y además cada trimestre en las escuelas explican la manera de actuar cuando hay un terremoto, pero este fue muy fuerte», apunta el cosmopolita Anxo, que nació en Japón, pasó la infancia en Turín, volvió a tierras niponas para estudiar primaria, y cursó la ESO en Zalaeta antes de regresar al país del sol naciente para acabar el Bachillerato. Su padre, el coruñés Jenaro Meléndrez, es biólogo. Se fue a Japón gracias a una beca para investigar cultivos marinos, pero hace años que cambió de vida y de especialidad y en la actualidad dirige una compañía de teatro en Italia especializada en las sombras chinescas. Su madre, que domina el italiano, el español y el japonés, es traductora y Anxo, cuyo segundo nombre en Japón en Shun, también quiere sacarle partido al hecho de conocer varios idiomas. Aprobó la selectividad nipona, pero el examen para acceder a la carrera de Lenguas Extranjeras fue suspendido porque estaba programado justo para el día después del fatídico terremoto. «En un principio dijeron que posponían la prueba, pero finalmente la suspendieron definitivamente y solo tuvieron en cuenta la media anterior y me quedé fuera», se lamenta Anxo, al que el seísmo frustró sus opciones universitarias. Ahora pasará tres semanas en A Coruña y después volverá a Tokio para realizar algún curso a la espera de que dentro de unos meses pueda volver a presentarse al examen de acceso a la Universidad. A sus 19 años dice que está acostumbrado a las dos culturas, la occidental y la oriental.

Un «robo» de 675 euros

2La propuesta resulta divertida, vestirse durante 5 minutos con el mayor número de prendas posible que encuentres en una tienda. Esta actividad-concurso bautizada con el nombre de Gran robo o Robbery days, la puso en marcha la cadena Springfield y el ganador del pertinente sorteo fue Enrique Álvarez. Este joven contó con la ayuda de dos compinches para perpetrar el singular asalto a la tienda que la cadena acaba de inaugurar en el centro comercial Marineda City, con lo que ya cuentan con 6 puntos de venta en nuestra ciudad. «Crearon una banda y durante varios días estuvieron planeando la estrategia», apuntan desde el establecimiento. «Al tratarse de nuestro primer robo al principio estábamos muy nerviosos, pero nos hemos divertido muchísimo», comenta el afortunado caco que finalmente se llevó 28 prendas valoradas en 675 euros.

125 años de Coca Cola

3La planta de Begano tiene un peso importante en la compañía de Coca Cola en el 125 aniversario de la popular bebida. En A Coruña se están embotellando miles de unidades para repartir en otros puntos del planeta. El ritmo de producción es de 30.000 botellas al día, algo menor que el envasado convencional. «Evitamos los rayazos y golpes, son botellas para conservar toda la vida», dicen en Begano.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Terremoto, tsunami y sin prueba universitaria