La crisis Xunta-Ayuntamiento frena proyectos clave para la ciudad

A CORUÑA

Las promesas de lealtad institucional entre Losada y Núñez Feijoo se difuminaron pronto por la diferente forma de entender algunas de las actuaciones pendientes

21 abr 2010 . Actualizado a las 10:58 h.

El cambio de gobierno en la Xunta, del que se cumplió un año el pasado domingo, ha traído consigo también una alteración del modo de relación entre el Gobierno autonómico y el local que ha supuesto la paralización de varias actuaciones pendientes, el retraso de otras y un cruce constante de acusaciones partidarias sobre las responsabilidades de unos y otros que empiezan a causar hartazgo en un amplio sector de la ciudadanía coruñesa.

Las discrepancias empezaron pronto. El primero de los nombramientos de Alberto Núñez Feijoo relacionado con la ciudad fue el del delegado de la Xunta, Diego Calvo, que pronto fue definido por Javier Losada como «un comisario político». Las relaciones son inexistentes y aún no se ha producido un encuentro directo oficial entre ambos.

Tampoco ha sido mejor recibido en María Pita el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada. Con él también ha habido problemas en varios asuntos clave. El más importante de todos ellos es la financiación del puerto exterior, en el que también está implicado el Ministerio de Fomento. Pero tampoco hay acuerdo en las propuestas de Joan Busquets para el aprovechamiento de los terrenos portuarios -donde ya se ha negado el uso del muelle Centenario- o, más recientemente, en la solución al agujero del Parrote, donde el alcalde abogaba por indemnizar a la concesionaria y suprimir el área comercial, mientras que Enrique Losada mantiene su apuesta por incluir el aprovechamiento previsto en la licencia.

Los choques más sonoros han tenido lugar con la Consellería de Medio Ambiente. La financiación de las expropiaciones de la tercera ronda y la cesión de terrenos propiciaron los primeros cruces de acusaciones entre las dos administraciones, si bien es cierto que tanto Javier Losada como Agustín Hernández mantienen una relación personal más o menos cordial. Pero los problemas afectan también a las diferentes maneras de entender el proceso de tratamiento de basuras, donde el Ayuntamiento acusa a la Xunta de «intentar estrangular» el modelo de Nostián y de boicotear la actividad de la planta coruñesa.

La lista de asuntos pendientes por parte de la Xunta incluye también la demora en la aplicación del billete único en el transporte metropolitano -prometido desde los tiempos de Feijoo conselleiro-, el desarrollo del metro ligero, para el que se hará otro estudio más, y el saneamiento de la ría , para el que se ha encargado otro análisis. El plan general es el último de los motivos de discusión por las palabras del conselleiro de Territorio apostando por un nuevo período de exposición pública.

Pero la lista de compromisos paralizados afecta también al parque ofimático, cuyas obras no han empezado aún, a la residencia universitaria, pendiente de financiación, la fusión de las cajas -donde Losada cuestiona la ley de la Xunta-, la sede del Centro Coreográfico Galego... Otros asuntos como la cesión de Tabacos o de la parcela para la ampliación del colegio de Los Rosales parecen encarar su resolución definitiva.