El AVE deja once estaciones entre Santiago y A Coruña en vía muerta

A CORUÑA

17 abr 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

«As casillas estaban aí, debaixo desas árbores, que eran as do gardaagullas e máis a do primera. Eran preciosas, moi longas. E había a garita onde cambiaban as agullas e todo iso. E a casa grande estaba aí abaixo». Clemencia Picón extiende el brazo para señalar lo que un día fue la estación de tren de Oroso, un lugar que «deu moito traballo, moitísimo; cargaban madeira, animais para un lado e para outro. Pero, así que veu a Finsa, o da madeira perdeuse». El Talgo, que pasa a toda pastilla sin detenerse ni pitar siquiera, no deja escuchar su voz durante unos segundos.

De soltera, Clemencia residía en Vilacide, pero se casó con un mozo de Sigüeiro, que la dejó viuda hace cuatro años, y ambos se fueron a vivir junto a la estación. El tren marcó el ritmo de sus vidas. «Agora xa non pita», se lamenta la mujer, que desde que cumplió doce años hasta los 58 se dedicó a recoger leche.

Clemencia dice que a la estación llegaban «estranxeiros de todas as partes, eu non os entendía, pero dicíanme se me podían retratar cos cabalos; eu era moi feita e chamáballes a atención unha muller dacabalo».