Conflicto en el coto de caza de Aranga ante una nueva escisión


El coto de Aranga está a punto de fragmentarse. Parte de los socios que cazaban habitualmente en este tecor se han marchado dando un portazo tras el cual desean ahora formar una nueva sociedad con terrenos propios. El conflicto no ha tardado en aflorar, ya que el nuevo grupo que pretende escindirse pide como propias varias parroquias que el coto de Aranga le niega.

Así, hace ya varios meses la sociedad de cazadores San Pelayo se enteró de la solicitud de segregación de las parroquias de San Pedro de Feás y San Vicente de Fervenzas de su propio tecor de Aranga por parte de la asociación deportiva creada por los socios escindidos, que se hacen llamar Os Ben Levados. A partir de ahí comenzó un cruce de documentación y alegaciones, los unos para mantener el coto íntegro y los otros para componer un nuevo tecor con la superficie que tratan de segregar.

En una de sus primeras intervenciones en el conflicto, la Consellería de Medio Rural ordenó la veda de la zona cuando estaba a punto de iniciarse la temporada de caza, medida que tomó a propuesta de Os Ben Levados. En el coto de Aranga optaron entonces por atenerse a la medida «pero para no crear complicaciones, no porque pensemos que tuvieran razón».

Dos mil hectáreas

Porque los miembros de San Pelayo aseguran que la segregación es ilegal, ya que la Lei de Caza exige una superficie mínima de 2.000 hectáreas para el tecor, que, además, debe mantener un continuum. «Pero las parroquias de Feás y Fervenzas no tocan entre sí, por eso intentan coger una parte de Muniferral sin decirlo», señala uno de los portavoces de la sociedad de Aranga. «De hecho -añade la misma fuente-, hay vecinos que han presentado firmas con el fin de seguir en San Pelayo. De este modo, la asociación Os Ben Levados no tendrían esas 2.000 hectáreas». Pese a todo, en San Pelayo no son optimistas respecto a la resolución de la consellería, alegando una experiencia reciente cuando se escindieron de Aranga los terrenos de la parroquia de San Pedro de Cambás, también de una manera conflictiva.

Desde ambos bandos se han presentado sendas pruebas cartográficas que refuerzan las respectivas tesis de discontinuidad o continuidad de los terrenos del nuevo tecor. El portavoz de Os Ben Levados, Juan Ramón López Sanmartín, defiende la legalidad del proceso y asegura que la decisión de su grupo obedece a la «actitud dictatorial» que, a su juicio, mostraba el presidente del coto de San Pelayo, Manuel Golpe. «El suyo es un abuso de poder, nos echaron de la directiva y ni siquiera nos devolvieron el dinero de las cuotas», asegura López Sanmartín, que añade que si Aranga se resiste a la escisión «es porque nosotros nos llevamos la mejor zona de caza».

Federación Gallega

Para el presidente de la Federación Gallega de Caza, José María Gómez Cortón, el del municipio de Aranga «no es el primer caso ni será el último» de este tipo. «Y en todos los casos sucede exactamente lo mismo; se trata de cuadrillas que protestan y se llevan mal unas con otras y acaban separándose», señala Gómez Cortón.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Conflicto en el coto de caza de Aranga ante una nueva escisión