Chenoa llega a A Coruña tras un viaje en tren de 12 horas


Se subió a las 22.50 horas en Zaragoza y se bajó a las 10.50 del día siguiente en la coruñesa estación de San Cristóbal. La cantante Chenoa se pasó 12 horas en el tren para poder llegar a A Coruña, donde ayer se dedicó a promocionar su nuevo cedé, Desafiando la gravedad . «La combinación en avión era terrorífica. Teníamos que pegarnos el madrugón para coger un vuelo a Madrid y después conectar con La Coruña», comenta Pilar Herrería , de Universal Music, que acompaña a la artista en el viaje promocional. Experimentaron en sus propias carnes las deficientes comunicaciones de nuestra tierra. Dicen que no durmieron demasiado, pero Chenoa reconoce que la experiencia «ha tenido cierto encanto», afirma sonriente. Sí, porque a pesar del viajecito, la intérprete que se dio a conocer gracias al primer Operación Triunfo estaba muy contenta. Ya pasaron más de siete años, había sido el 19 de abril del 2002, cuando llegó a nuestra ciudad, en aquella ocasión A Alvedro, abrazada a su novio de entonces, David Bisbal , y con el resto de triunfitos . En pleno bum del programa de televisión el Coliseo se quedó pequeño a pesar de que acudieron al concierto 12.000 personas. Más o menos enfrente de este recinto multiusos, en el hotel AC de Matogrande, pasó ayer la mayor parte del día Chenoa. El día coruñés de la artista. «Soy muy aficionada a venir a vuestra ciudad. El año pasado estuve actuando en la plaza de María Pita y, además, soy fan de Gayoso y esta noche -por ayer- voy a estar en Luar », comenta. Durante todo el día respondió a preguntas de periodistas coruñeses y de otras ciudades en las que va a estar en los próximos días dentro de la gira de promoción. «Los fans son muy críticos, pero creo que el disco está gustando más que el anterior. Me dicen que les parece muy bien que vuelva la Chenoa guerrera, que estaba un poco adormilada», confiesa mientras A Coruña se cubre de niebla y más niebla y no para de llover. Desde la ventana de su habitación casi ni se ve Matogrande.

Viaje eterno en tren, infinidad de entrevistas y, antes de ir a ver a su amigo Gayoso, baño de multitudes en la Fnac. Así transcurrió el día coruñés de Chenoa. Primeras comuniones... civiles. Lo de las bodas civiles ya es habitual y ya falta poco para que se celebre la primera en el nuevo Registro Civil de la plaza de Vigo. Lo de los bautizos civiles, también denominada bienvenida democrática, tanto para los recién nacidos como para los niños adoptados, va poco a poco in crescendo y, las primeras comuniones reconvertidas en fiestas de la primavera, ya están aquí. Consciente de esta realidad, la empresaria Marilé Fernández acaba de abrir en Matogrande su oficina dedicada a la organización de eventos, algo en lo que está involucrada desde hace cuatro años pero que en esta nueva etapa ofrece servicios renovados, como el de oficiante de ceremonias civiles. «El acto que yo realizo no tiene validez jurídica, solo es simbólica, los novios ya se casaron previamente. Se hace una ceremonia más íntima y emotiva y se cuida mucho el protocolo, desde la música hasta la forma de entrar los invitados», relata Marilé.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos

Chenoa llega a A Coruña tras un viaje en tren de 12 horas