El niño ahogado en Mera quedó atrapado por un gancho para pescar

Buceaba con su padre y, aunque lo rescataron con vida, murió antes de llegar al Hospital Teresa Herrera

L. G. E. M. J. B.

Un niño de 12 años murió mientras practicaba submarinismo en la playa de Espiñeiro, en Mera, en el municipio coruñés de Oleiros. Se trata de Emilio Valín, un vecino de la localidad de Montrove, en el mismo ayuntamiento. Era el mayor de dos hermanos.

El suceso ocurrió ayer a las 17.45 horas, muy cerca de la embarcación en la que familia de la víctima pasaba la tarde. Socios del club náutico coruñés de O Puntal (en Oza) suelen navegar en su barco, el Gommone, que fondeaban en la citada playa en los días de buen tiempo. Allí se encontraban ayer junto a varios amigos. En el momento de los hechos, padre e hijo estaban en el mar practicando submarinismo.

El progenitor perdió de vista a su hijo durante unos segundos. Al no dar con él, alertado, pidió auxilio. Un amigo que estaba en otro barco, el Indalo, se tiró al mar y logró encontrarlo bajo el agua. Se acercó a él y observó cómo su gancho de pescar pulpo estaba enganchado en una roca. El chico lo llevaba atado al brazo, por lo que quedó atrapado. Con una navaja, el hombre que lo asistió logró desprenderle el instrumento del cuerpo y liberarlo.

Lo sacaron del agua inmediatamente. En ese momento, todavía vivía. Uno de los amigos que estaba en el barco con la familia, médico del club O Puntal, intentó reanimarlo en tanto no llegaban los equipos de emergencia. Avisaron a Salvamento Marítimo, pero más cerca estaba la lancha de la Guardia Civil GCM10, que fue la que se encargó de su traslado. En el barco, el médico amigo de la familia le practicó una recuperación cardiopulmonar. Al ver la gravedad de la situación, la lancha GCM10 decidió llevar al chico hasta el muelle de Oza del puerto de A Coruña.

Durante el trayecto, el médico que acompañaba al niño continuó practicándole técnicas de recuperación cardiopulmonar, en un intento de mantenerlo con vida. Mientras tanto, en el muelle esperaba una ambulancia medicalizada del 061 para llevarlo de urgencia al Hospital Teresa Herrera. Sin embargo, todos los esfuerzos resultaron inútiles y el chico falleció antes de poder ser ingresado.

«Un mazazo terrible»

En el club O Puntal, uno de los más conocidos de A Coruña y que supera los 700 asociados, la noticia se recibió como «un mazazo terrible», según declararon miembros de la directiva a la La Voz. Aseguran que el progenitor -también se llama Emilio Valín- pertenece al club desde hace más de diez años, que domina la pesca submarina y, por ello, nadie imaginaba un accidente así. Trabaja como representante de equipamientos sanitarios, siendo muy conocido y apreciado dentro del Hospital A Coruña. La madre del niño es profesora de Audiovisual en la Escuela Pablo Picasso.

El chico que perdió la vida había heredado de su familia la afición por el mar. De hecho, ya había participado en concursos de pesca con el club O Puntal y había practicado submarinismo en muchas ocasiones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

El niño ahogado en Mera quedó atrapado por un gancho para pescar