Oleiros crea multas de hasta 1.500 euros contra el botellón en las playas


El Concello de Oleiros ultima una ordenanza de playas que considera una falta grave hacer botellón en la playa y establece sanciones que van desde los 501 a los 1.500 euros y que abonarán los tutores de los menores que sean sancionados. La norma detalla una veintena de prohibiciones, entre las que figura «o consumo de bebidas alcohólicas na praia en horario nocturno e en grupo». En este capítulo también se incluye cualquier tipo de fuego, ya que no se permite «lume na praia, cociñar, así como usar grellas, bombonas de gas ou outros utensilios» sin la autorización correspondiente. La presencia de animales, con la excepción de los perros guía que deberán ir identificados, tendrá la misma multa que hacer botellón o conducir quads o motos por los arenales.

Anuncios

La nueva norma es muy restrictiva con la publicidad, ya que la prohíbe sin excepción. No se permite la instalación de vallas o carteles, pero tampoco los anuncios «por medios acústicos ou audiovisuais e por calquera medio de difusión, incluíndo a realizada por vía aérea».

La norma dedica abundantes artículos a la limpieza de las playas, cuyo mantenimiento llevan los servicios municipales. En este sentido, se advierte de que se retirará cualquier elemento que pueda entorpecer la labor de las personas que se encarguen del mantenimiento de los arenales. Asimismo, a los bañistas que utilicen jabón o champú en las duchas o en el mar o que, según detalla la norma, realicen «evacuacións fisiolóxicas no mar ou na praia» cometerán una infracción leve que les acarreará una sanción de entre 90 y 500 euros.

Baño en zonas peligrosas

La gente deberá tener en cuenta los colores habituales de las banderas que coloquen los socorristas y tendrán que seguir las indicaciones que les den. La ordenanza considera grave que se desoigan las medidas de seguridad y por eso estipula multas de hasta 1.500 euros para las personas que se bañen cuando ondee la bandera roja.

La circulación de las embarcaciones, independientemente del tipo que sean, deberá realizarse con una distancia de seguridad de la zona de bañistas que nunca debe ser menor de 200 metros y en caso de que no se pueda identificar a los infractores la responsabilidad recaerá en los titulares de la nave.

Las personas que jueguen a las palas o con la pelota deberán acudir a las zonas que ha dispuesto en el Concello para esta actividad. Los aficionados al surf y a otras prácticas similares también estarán restringidas a una zona alejada del resto de los bañistas. La pesca se acota a una franja horaria -de las 21.30 a las 9.00- para evitar accidentes con los bañistas y «para a práctica de pesca submarina será preciso contar coas licencias requiridas normativamente», además de quedar supeditada a la ausencia de usuarios del arenal.

No se podrá acampar en ninguna de las playas oleirenses en ninguna época del año; la venta ambulante de productos alimenticios no está autorizada y el Concello se reserva el derecho a autorizar la de otro tipo de productos «que poidan ser obxecto de venta, así como os lugares precisos onde deba exercerse e as datas e horario en que poderá levarse a cabo», detalla la nueva ordenanza que saldrá a exposición pública en los próximos días y entrará en vigor antes del próximo verano. Los responsables municipales serán los encargados de determinar las concesiones de los establecimientos típicos de verano.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Oleiros crea multas de hasta 1.500 euros contra el botellón en las playas